La otra mirada

Diálogo entre culturas, de lo local a lo global.

La muerte y la doncella, memoria y justicia

la_muerte_y_la_doncella__125[1]

Escena de La muerte y la doncella, de Ariel Dorfman, representada por Saga producciones

Chile vivió, desde el 17 de diciembre de 1974 al 11 de marzo de 1990, bajo una dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet. En ella hubo desapariciones y torturas contra civiles. En La muerte y la doncella, la obra teatral más internacionalmente popular sobre el asunto, que Ariel Dorfman publica en 1990, el personaje de Paulina es una víctima del régimen que durante el mismo fue retenida contra su voluntad y violada. Gerardo, marido de Paulina, representa la labor institucional de recuperación de la memoria histórica de las víctimas una vez que el régimen cae y se sucede una democracia. El siguiente fragmento muestra las posturas, contradictorias, de ambos personajes, de ambos grupos sociales.

Gerardo. Limitados, digamos. Pero dentro de esos límites es bastante lo que se puede… Publicaremos los resultados. Un libro oficial en el que quede para siempre establecido lo que pasó, para que nadie pueda negarlo, para que nunca más nuestro país conozca excesos como…

Paulina. ¿Y después? (Gerardo no responde.) Escuchan a los parientes de las víctimas, denuncian los crímenes, ¿qué pasa con los criminales?

Gerardo. Traspasamos lo averiguado a los tribunales dejusticia para que ellos dispongan si corresponde o no…

Paulina. ¿Los tribunales? ¿De justicia? ¿Los mismos tribunales que jamás intervinieron para salvar una vida en diecisiete años de dictadura? ¿Vas a entregarle tu informe al juez Peralta? ¿El que le dijo a esa pobre mujer que dejara de molestarlo, que su marido no estaba desaparecido sino que se había ido con alguien más joven y atractiva? ¿Tribunales de justicia? ¿De justicia?

(Paulina empieza a reírse suavemente pero con una cierta histeria subterránea.)

La actual presidenta del país, Michelle Bachelet, asistió como víctima a las sesiones de torturas que el régimen de Pinochet hizo sufrir a su madre, cuando Michelle tenía solo 23 años. Mucho tiempo después, llegada la democracia, ella se cruzaba con ese torturador regularmente en el ascensor. Ahora ella representa, como presidenta, las instituciones que abordan la memoria histórica chilena. Su situación es muy semejante a la que viven Paulina y Gerardo en la obra teatral y muestra la  estrecha relación personal que se vive en Chile entre torturados y torturadores, así como la complejidad de crear un libro de la memoria sobre el trauma de la dictadura. En 2010, Bachelet inauguró el Museo de la Memoria al que califica como un puente que ayuda a unir pasado y presente.

En el siguiente video, publicado en 2016, se explica cómo ese “libro de la memoria” puede tener diferentes formatos, como el mural de un colectivo social en un pueblecito chileno donde aparecen imágenes que representan momento opresivos de la dictadura chilena.

Tanto el video anterior, la información sobre Michelle Bachelet, y La muerte y la doncella plantean un conflicto humano sobre la recuperación de la memoria de las víctimas en momentos de transición hacia una vida pacífica y respetuosa en comunidad. ¿Qué dificultades encuentran los personajes de La muerte y la doncella para alcanzar este objetivo y cómo esas dificultades se relacionan con la vida de Bachelet o el colectivo Victoria del video? ¿Cuáles de esas dificultades te parecen más difíciles de resolver en las sociedades actuales? ¿Qué otras alternativas puede haber para crear ese libro de la memoria y al mismo tiempo generar justicia a lo largo de las generaciones, según los personajes de la obra teatral, las instituciones públicas y los habitantes del pueblo?

Anuncios

213 comentarios el “La muerte y la doncella, memoria y justicia

  1. Camilla Engemoen
    08/04/2016

    Lo difícil para los personajes de La muerte y la doncella es conseguir justicia porque durante el tiempo de la dictadura el tribunal de justicia negaba que existieran las desapariciones y las torturas. No es seguro que los jueces admitan que ellos mismos jugaban un papel importante bajo la dictadura. Existe una negación de que todo esto pasó. Será difícil juzgar a los criminales, porque según el tribunal de justicia los criminales no existían. La presidenta, Michelle Bachelet, como los personajes de La muerte y la doncella, tiene que vivir su vida entre torturados y torturadores mientras la mayoría de la gente niega o no saben que existen. Los jóvenes del colectivo Victoria también experimentan que los chilenos saben poco o nada de la dictadura y que hay un silencio sobre el tema. El problema más difícil de resolver en las sociedades actuales debe ser el hecho de que la gente no habla de lo que pasó. Y si no hablan, sus descendientes no sabrán nada. Así no aprenden y lo mismo puede pasar otra vez. Para crear ese libro de la memoria y al mismo tiempo generar justicia a lo largo de las generaciones se puede hacer teatros, museos y pintar los muros de la ciudad con imágenes de la dictadura para que la gente recuerde.

    • Kamilla Garsjø
      10/04/2016

      Estas escribiendo sobre un montón de cosas importantes. Me gusta mucho la comparación entre Bachelet y Paulina, eso es muy importante, porque había muchas victimas que tenían ver sus torturadores en el tiempo después.
      Dices en el texto que lo más difícil es la gente que no habla de lo que pasó.
      ¿Por qué cree que es así? Sé que la gente tiene muchas opiniones sobre esto, pero que es tu opinión personalmente? Y crees que hay una manera de hablar sobre este tema con más libertad?

    • Sven Tore Relling
      10/04/2016

      Me fascinan tus puntos de vista – especialmente la relación entre el arte (la obra teatral) y la realidad político actual.

      El camino de dictadura a democracia, de impunidad a justicia, lleva varias preguntas de como ver y trabajar con la historia. Las transiciónes actualizan los problemas y las preguntas sobre la historia. El debate del pasado influye el presente . “¡Hecho es hecho y comido es comido!” se dice en el cuento “Dyrene i Hakkebakkeskogen” del escritor noruego Thorbjørn Egner que durante los años 1950 en Noruega vivía en una sociedad post-guerra con varias estructuras socio-culturales como en Chile hoy.

      ¡Vivimos en el presente formando el futuro! ¿Pero que hacemos con la historia y la ignorancia?

    • Anna Forsstrøm
      11/04/2016

      Cuando el personaje en La muerte y la Doncella Paulina por fin puede vivir en paz, todavía no pudiera, porque su torturador todavía no ha sido detenido y entonces Paulina nunca puede obtener su calma y serenidad. Lo mismo pasa con Michelle Bachelet, porque la mayoría de la gente niega lo que ha pasado. ?Cómo crees que tú personalmente te habías comportado en una situación como en la situación de Paulina o en la situación de Michelle Bachelet?

    • Yasmeen Zaidan
      12/04/2016

      Estoy de acuerdo contigo en relación a los jueces y los tribunales. Es muy difícil vivir en una sociedad que niega la existencia de torturas, de maldades en la dictadura. Peor, hay gente que le gusta la dictadura y el sistema autoritario. Todavía no hace mucho tiempo que la dictadura terminó. Al mismo tiempo hay mucha gente que no sabe lo que pasó.

    • Ingerid Grønnevik Flåskjer
      12/04/2016

      Hablas sobre muchas preguntas importantes y difíciles a contestar. Estoy de acuerdo contigo en lo que dices sobre la importancia de hablar sobre lo que pasó. Yo creo que es la única manera en la que las víctimas pueden continuar sus vidas.Escribes sobre los jueces quizás no van a admitir que ellos mismos jugaban un papel importante durante la dictadura. ¿Qué piensas sobre la gente como los jueces, que solamente hicieron lo que el gobierno pidió, pero al mismo tiempo quizás ayudan a romper las vidas de millones de personas? ¿Deben recibir una forma de castigo, o no? Es una pregunta difícil, yo pienso que es difícil buscar todos que hicieron algo malo, pero al mismo tiempo quizás es necesario para que las víctimas puedan continuar sus vidas.

    • Tiril Evensen-Lie
      13/04/2016

      Estoy de acuerdo contigo de que uno de los problemas más difíciles de resolver en las sociedades actuales es que la gente no habla sobre el trauma, así que la gente allí no sabe mucho de él. Yo pienso que es muy importante recordarlo y que crear “un libro de memoria” en diferentes formas es una buena idea para poder seguir viviendo. De esta manera hay una oportunidad de obtener justicia también, aunque sea muy difícil.

    • Elise Hammari
      13/04/2016

      Estoy muy de acuerdo contigo en el reto de que nadie habla sobre lo difícil que ha pasado. Esto se ve también en la historia de Noruega, donde casi nunca se habla de lo que pasó con el pueblo indígena del país – un proceso bastante feo. Yo creo que una manera de asegurar que la gente habla más sobre su historia es actualizar el currículo en las escuelas. Las escuelas tienen mucho poder de formar la manera en que los niños y jóvenes miren el mundo – si no se puede hablar de la historia ahí, ¿dónde se puede? Claro que no es un tema que se entrega al currículo el día después de que la dictadura se declara terminada – y eso es difícil también – ¿cuanto tiempo debe pasar antes de que una nación sea lista para hablar libremente?

      • Lena Kimmich
        17/04/2016

        Me gustan tus ideas con respecto a la responsabilidad de las escuelas en el contexto de la memoria histórica. Me ha venido el mismo pensamiento.
        Las escuelas de verdad tienen la posibilidad de enseñar a los niños sobre la historia de un país de modo que ellos también tengan acceso a la verdad.
        Me parece que en las escuelas alemanas esto está funcionado muy bien ya. Durante muchos años tratamos la historia alemana en varias asignaturas. Y creo que ha ayudado a mi generación a formarnos una idea de lo que vivió nuestro país.

    • Irene
      13/04/2016

      Estoy absolutamente de acuerdo contigo Camilla. Es importante que no se olvida la historia para que no se repita. Tus propuestas de hacer teatros, museos sobre el pasado tragico me parace una buena idéa. También pienso que esta parte de la historia chilena tendría que formar parte del curriculum obligatorio en las escuelas. ¿no te parece?

    • Juan Villmo
      14/04/2016

      Me interesa mucho en uno de tus puntos, que los que saben tienen que vivir en una sociedad entre los torturadores, siempre sabiendo que son ellos los que mataban a sus amigos, su familia etc. Pero, los que niegan o no saben, viven sin pensar nada sobre esto. En una manera crea una sociedad divida, y nos quedamos con la pregunta, ¿es mejor saber o no saber(negar)?

    • Bob Dylan
      15/04/2016

      Y también pueden hacer peliculas.
      El director alemán Costa Gavras hizo una película en 1982 que se llama “Missing”. Se trata de algunos estudiantes americanos que desaparecían durante el golpe de 1973. También se trata del apoyo que recibió Pinochet de los americanos.
      Por eso la administración de Ronald Reagan intentaba contrarrestar esa película.

    • Felipe E. Sepulveda
      20/04/2016

      Yo pienso que tú lo que dices sobre la justicia es correcto, porque como se dice (que aquí y en la quebrá del ají siempre va a ver injusticia) y que nunca se aclaran completamente los hechos. Lo otro que tú dices sobre crear ese libro de memoria realizando teatros, museos y pintar muros para poder así recordar lo sucedido en la dictadura es bastante efectivo como cultura para la juventud.

    • Saul Cue
      27/04/2016

      Las dificultades no sólo se limitan a la vigencia de la dictadura ya que las instituciones permanecen con el cambio de signo y, muy probablemente, una parte del funcionariado será afín al gobierno dictatorial.

      Lo cierto es que quería evitar las alusiones a España y su ley de memoria histórica pero es un ejemplo perfecto de lo complejo que puede llegar a ser un proceso de conciliación para alcanzar cierta paz o justicia en el seno de una sociedad que ha sufrido una guerra civil primero y una dictadura después.

      La dictadura del general Franco tocó a su fin en 1975 y sin embargo, tras cuarenta años de franquismo, una transición democrática y tres décadas de bipartidismo, la España de nuestros días aún debate lo pertinente de la ley de memoria histórica y sus implicaciones. Es una situación delicada en la que con frecuencia las posturas son enfrentadas, respondiendo a filias e ideologías propias de los bandos enfrentados entre 1936 y 1939.

      Lo cierto es que España cuenta hoy con el dudoso honor de ser el segundo país del mundo, tras Camboya, con mayor número de desaparecidos cuyos restos no han sido recuperados o identificados. Las víctimas de la represión franquista siguen clamando justicia por sus familiares desaparecidos mientras que una gran parte de la derecha política más conservadora -vinculada ideológicamente con el franquismo- asocia la ley de memoria histórica al recuerdo de viejas heridas que prefieren olvidar.

  2. Øystein Gulbrandsen
    09/04/2016

    ¿Qué pasó realmente?

    Las dificultades que La muerte y la doncella, el discurso de Bachelet y el video de Victoria presentan son cómo asegurar que la historia que escriben de la dictadura es la verdad. Además, cómo servir la justicia después de una dictadura.
    Supongo que lo más difícil será encontrar lo que pasó realmente durante la dictadura. Esto sería muy difícil porque fue el estado que fue el culpable, y el estado es un actor que tiene el poder de ocultar la verdad y borrar evidencias.
    Se puede ver que Paulina no tiene confianza en que el gobierno nuevo puede encontrar la verdad, o va a encontrar a todos que hiciesen crímenes durante la dictadura. Ella dice “¿Los mismos tribunales que jamás intervinieron para salvar una vida en dieciséis años de dictadura?” Si ellos no hicieron nada antes, ¿por qué van a hacer algo ahora? Escribir un libro de lo que pasó no sirve la verdad, según de ella.

    Bachelet expresa que es importante saber la verdad y servir la justicia para poder avanzar. Los crímenes deber ser documentados para que nunca pasen otra vez. Ella representa el gobierno nuevo de democracia. El museo que han hecho es para recordar lo que pasó y desde ahora el estado va a seguir los derechos humanos. Además, los agentes de la dictadura son culpables porque sabrían que lo que hicieron fue mal.

    En Victoria han pintado los muros para que los que no sepan la historia puedan conocerla. Esto representa cómo un pueblo, libre de la influencia del gobierno, puede guardar y contar la historia.

    El libro, para hacer justicia y crear una imagen amplia, debe señalar varias puntas de vista. Es decir, no debería sólo representar su propia versión como “la verdad” cuando toda la populación fue afectada por la dictadura y tiene su propia historia.

    • Kamilla Garsjø
      10/04/2016

      Me gusta mucho tu texto. Especialmente la parte sobre Paulina, captura muy bien lo que ella sentía. Me gusta también la frase sobre Bachelet, “que es importante saber la verdad y servir la justicia para poder avanzar” Estoy de acuerdo contigo, es muy importante establecer el foco aquí.
      En el texto dice que el museo es para recordar lo que pasò. ¿Crees que en el futuro la gente va a ser mas abierto sobre ese tema? ¿O quizás después de un largo tiempo van a olvidarlo?

      • Fernanda Wilhelmsen
        14/04/2016

        Olvidar, ¡jamás!. Los atropellos a los derechos humanos no tuvieron limites. Las experiencias traumáticas como la de un padre que no regresó más a casa, de personas que fueron asesinadas frente a su familia; el hecho de que una madre detenida, violada y torturada, haya llegado a casa con el recuerdo amargo de una experiencia que la torturaría toda la vida. Porque cada vez que esa madre hiciera sopa de pollo recordaría que ellos, los asesinos, le daban esa sopa antes de torturarla con corriente para que resistiera más torturas. Esa mujer y su familia tuvieron que seguir viviendo y al final aprender a vivir con ese dolor y sonreír a ratos, porque la vida sigue, pero olvidar, jamás.

    • Sven Tore Relling
      10/04/2016

      Estoy de acuerdo contigo y la doctora Bachelet que es importante buscar y saber la verdad. Pero la pregunta (filosófica) principal es si es posible hablar de UNA verdad. Varias personas tienen diferentes puntos de vista. Cada persona vive en su mundo y tiene su verdad. Creo que lo más importante es establecer un ambiente de diálogo, investigacion y debate público con la participación de todos. La esperanza es que la nueva generación puede ver las cosas mejor y con más distancia. El lenguaje del arte puede decorar los muros y tambén removerlos.

      • Sven Tore Relling
        10/04/2016

        también

      • Maria Luz Crebay
        12/04/2016

        Me parece interesante el tema que traes a la luz, el tema acerca de la verdad. Pero nose si, objetivamente hablando, un acto de secuestro o violación puede ser considerado desde “puntos de vistas”, es decir no considero aquella dificultad de encontrar la verdad en cuanto a lo que el daño cometido se trata. Si creo que los hechos tienen algo que es irreversible, una vez que han sucedido no es posible “volver atras”, ahi creo yo es donde el perdon y la justicia toman lugar. De lo contrario habria que inventar una maquina del tiempo para borrar nuestros errores. Mi acotacion es simplemente continuar la discusion, es decir, no estoy diciendo que esto sea asi o no, pero quizas el hecho de tomar a la vedad a partir del mundo que cada persona vive, como vos decis, complicaria el poder ver la verdad falta que hicieron algunos en haber transgredido y violado el mundo de otros. Quizas parezca un poco dura y mi argumento sea criticable pero para mi la verdad es una. Ahora bien, Como perdonar? y Como el perdon significa el olvido pero no “el borron” y cuenta nueva? esa es otra historia, y creo que eso es a lo que apunta Dorfman. A mi entender la verdad para el autor (a pesar de hacernos la ambiguedad de la situacion de no saber si Paulina esta realmente loca o si Roberto miente) es una: la gente sufre, y con eso qué hacemos como seres humanos “democraticos” y portadores de la bandera de la justicia?

    • Camilla Engemoen
      11/04/2016

      ¿No piensas que es posible reunirse con las víctimas de la dictadura para preguntarles a todos de qué pasó? Si ya sabemos que existe una negación entre los chilenos, ¿no debemos escuchar a las víctimas? ¿Y suponer que lo que dicen ellas es la verdad? Porque, si no cuentan la verdad, si todo es ficticio, ¿cuál sería entonces la respuesta de por ejemplo las desapariciones?

    • Ingerid Grønnevik Flåskjer
      12/04/2016

      Tus pensamientos sobre como puede saber lo que pasó son muy interesante. Yo creo que va a ser difícil buscar una respuesta buena si pregunta el gobierno, porque el gobierno fue parte de la dictadura. Pienso que lo único que puede hacer es hablar con las víctimas y escuchar a sus historias, y hablar con los culpables y tener una investigación que no está controlada por el gobierno. ¿Quizás puede usar organizaciones como Naciones Unidas, que controlan que los países en el mundo no rompen los derechos humanos? Además, me gusta mucho lo que dices sobre la importancia de crear un libro de memoria que muestra varias puntos de vista. Hay muchas víctimas, y todas las historias son importantes.

    • Frida Heggelund
      13/04/2016

      ¿Que paso realmente? Es una buena pregunta. Estoy acuerdo contigo que puede ser muy difícil encontrar la verdad porque el estado tiene el poder. Pero por lo menos las personas que fueron torturadas pueden contar su historia y eso nadie puede quitarlas. Creo que es importante contar su historia en la manera que quieren tras arte, poemas, libros etc.

    • Tiril Evensen-Lie
      14/04/2016

      Tu texto está muy bien y tus reflexiones sobre lo más difícil dan mucha razón. Estoy de acuerdo contigo de que será muy difícil encontrar lo que pasó exactamente como el gobierno fue el culpable. Y por esa razón las víctimas y supongo muchas otras personas no tienen confianza en el nuevo gobierno. Por lo tanto, pienso que es muy importante hacer este libro de memoria, y me gusta mucho lo que dices sobre este libre, es decir, que el libro tiene que representar varias versiones. Yo también creo que será una buena manera para que la mayoría de la genta pueda rehacer sus vidas y seguir viviendo.

    • Frida Heggelund
      14/04/2016

      ¿Que paso realmente? Es una buena pregunta. Estoy acuerdo contigo que puede ser muy difícil encontrar la verdad porque el estado tiene el poder. Pero por lo menos las personas que fueron torturadas pueden contar su historia y eso nadie puede quitarlas. Creo que es importante contar su historia en la manera que quieren tras arte, poemas, libros etc

    • Guro Johnsen
      15/04/2016

      Me gusta tu texto, pero no estoy acuerdo contigo como ves Bachelet. Ahora ella representa un gobierno que aplica la ley antiterrorista, que es una ley de la dictadura, para reprimir al pueblo Mapuche en el sur de Chile. La policía es muy violenta contra el pueblo incluso mayores de edad y niños, también hay casos de asesinados en el conflicto con los Mapuches. Entonces para mi ella es una presidenta contradictoria que en realidad no representa democracia ni un cambio de politíca en Chile.

    • Bob Dylan
      15/04/2016

      Sí, hay varias versiones sobre lo que pasaba entre el año 1973 y el año 1990. Cada chileno tiene su propia versión.

      Podemos alegrarnos porque Michele Bachelet, una víctima del regimen de Augusto Pinochet, actualmente fue elegida presidenta. Esto es un triunfo de la justicia. No conozco a ningún otro país dónde una víctima de la tortura del regímen anterior, luego ganó una elección democratica.

    • Cecilia Mogollon
      24/04/2016

      Me parece muy interesante tu texto, Øystein. Estoy de acuerdo contigo en cuanto a que los crímenes deben ser documentados para que no se vuelvan a repetir nunca más, además creo que al ser documentados, hace posible que las nuevas y futuras generaciones puedan reflexionar sobre lo que pasó durante la dictadura. Para cualquier pueblo o nación es fundamental conocer su historia y tener acceso a la verdad de los hechos.

  3. Benedikte Lauritzen
    09/04/2016

    Lo que tienen “La Muerte y la Doncella” y Michelle Bachelet en común, es que tienen que enfrentarse a los torturadores de La dictadura, después de que la democracia ha ganado por fin. Es decir; tienen que enfrentarse a sus memorias de la dictadura, aunque ahora no hay guerra o violencia. Y el problema es que el país aún no ha podido castigar a los criminales; que caminan por la calle sin ser detenidos, y que hay muchas dificultades con el proceso legal de encontrarlos y castigarlos a todos y hacer la justicia como debe ser hecha. Así que se encuentran con ellos en sus vidas nuevas (o creen hacerlo), y tienen que enfrentarse al pasado otra vez. Quizás muchas veces – sin saber bien qué deben hacer o cómo deben reaccionar.
    Me parece que esto de no saber quién te ha hecho qué (como en La Muerte y la Doncella, cuando Paulina nunca vio a su torturador), y de vivir con el miedo de que puedes encontrarte con ellos, con los culpables, en cualquier momento de tu vida sin previo aviso, debe ser lo más difícil.
    Según los personajes del teatro, de Bachelet y de los habitantes del pueblo, se puede crear ese libro de momoria a través de una democracia que sabe recordar al pasado y aprender de ello; a través de unos murales y unas pinturas por la calle; o a través de un museo donde la gente puede ir y ver qué sucedió realmente. Yo creo que tanto el conocimiento popular de lo sucedido (el Museo, los murales) como la justicia hecha a través del ley, son muy importantes para establecer qué sucedió y poder ir adelante. Así que primero tenemos que SABER, y después tenemos que CASTIGAR – o al menos reparar el sistema que lo permitió – y hacer lo que podemos para que nunca sucederá otra vez. Así podemos seguir viviendo, según ellos.

    • Anna Forsstrøm
      11/04/2016

      Me gusta mucho tu reflexión Benedikte y estoy de acuerdo contigo que el gran problema es que ninguna persona sabe que ha pasado exactamente. Las dos obras tienen en común que durante mucho tiempo los personajes simplemente tienen que aceptar que los criminales no van a ser detenidos por sus crímenes… Pero dices que es muy importante determinar que ha pasado, ?no crees que sea posible ir adelante sin establecer qué ha sucedido en el pasado?

      • Benedikte Lauritzen
        11/04/2016

        Sí, y aceptar eso, como dices tú, debe ser muy difícil para las víctimas, ¿no?

        Lo digo porque me parece que a eso el nuevo gobierno da mucha importancia, porque de verdad es la única cosa que pueden hacer – no pueden cambiar el pasado, e incluso es muy difícil castigar a los criminales. Así que sólo pueden establecer lo que ha sucedido.
        Creo que si las víctimas no tienen otra opción, pueden intentar ir adelante sin enfrenterse al pasado. Pero también creo que piensan que al menos merecen ESTO; que todo el país sabe lo que ha pasado, así que no tienen que enfrentarse a todo solos. Y el gobierno parece sostener que tienen que documentarlo todo para impedir que sucede otra vez; nunca jamás.
        ¿No estás de acuerdo?

        • Anna Forsstrøm
          12/04/2016

          Sí, que estoy de acuerdo contigo. Como dices, todo el país sabe lo que ha pasado y entonces una persona no está sola en su lucha contra los criminales y el regimen injusto. ¡Muy bien escrito!

    • Camilla Engemoen
      11/04/2016

      Me gusta que das la importancia a las víctimas que día tras día tienen que vivir entre los torturadores, el la calle, en el supermercado, en el ascensor… Me imagino el miedo que probablemente tienen, o mejor una furia o un espíritu de venganza perteneciendo al pasado. No es seguro que puedan olvidar, pero, por otra parte, es muy importante que nunca olviden.

      • Benedikte Lauritzen
        11/04/2016

        Estoy de acuerdo contigo. Si olvidan, no pueden impedir que sucede otra vez, y no será justo frente a los muertos y las víctimas olvidar. Tienen que aceptar lo que ha sucedido, e intentar ir adelante – aceptar, aprender, y nunca repetir.

    • kristinevf
      11/04/2016

      Benedikte, me encanta tu manera de expresarte! Muy linda reflexión!
      Estoy totalmente de acuerdo con vos de que lo mejor sería castigar a todos los que hacían cosas terribles durante la dictadura- pero no crees que muchos de los torturadores etc fueron obligados a hacer esas cosas? Osea, yo no estoy en favor de los criminales, solo digo que quizás algunos tuvieron que hacer lo que hicieron por miedo de las autoridades? A mi me parece que es un processo demasiado dificil. Por ejemplo después de la segunda guerra mundial, cuando tuvieron que castigar todos los nazis, enfrentaron muchos problemas sobre este tema. Sobre todo fue muy dificil saber quienes habían hecho cosas malas por obligación o miedo, y quienes habían hecho cosas malas porque fue lo que querían.

      • Benedikte Lauritzen
        12/04/2016

        ¡Gracias, Kristine!
        Sí, tienes razón. O tienen que estar de acuerdo en que deben castigar a todos que han hecho algo criminal – sea lo que sea su motivo -, o se enfrentan a un problema muy difícil y complicado, como dices tú. E incluso antes de eso, tienen que averiguar quiénes han comentido los crimenes – porque nadie quiere admitirlo, ¿no?
        A propósito, ¿sabes quién es Hanna Arendt? Ella tiene una teoría muy interesante sobre la maldad sin intenciones – se llama “ondskapens banalitet” en noruego, no sé cómo traducirlo bien a español. Pero, si recuerdo bien, Arendt piensa que lo más peligroso es la gente que dice “sólo estaba siguiendo órdenes” – que no piensa por sí misma, y no toma responsabilidad por sus acciones. Por supuesto, esto es algo muy diferente de estar obligado a hacer algo o te castigan, pero me parece una teoría muy interesante.

    • Cecilia Aedo
      12/04/2016

      Me causa mucha pena que una víctima de la dictadura ahora viva con miedo de enfrentarse al mundo. Probablemente el hecho de poner un pie fuera de su hogar signifique salir de su zona de confort, temiendo encontrarse con alguien a quien le encuentren algo parecido a su torturador, ya sea en algo tan mínimo como escuchar su voz mientras le agradece a la cajera del supermercado, o sentir su olor en una persona al cruzar la calle.

      • Benedikte Lauritzen
        13/04/2016

        Sí, pienso lo mismo. No puedo ni imaginar cómo sería vivir en una sociedad así. Temo que no lo soportaría, que si tenía la posibilidad, me iría de allí para vivir en otro lugar / otro país.

    • Irene
      13/04/2016

      Yo también pienso como tu. Tiene que ser muy dificil perdonar y seguir una vida normal cuando las personas que han creado tanta injusticia durante tantos años pueden pasear por la calle como si nada hubiera pasado. Es fácil decir que es importante seguir adelante cuando las injusticias no te han afectado a ti personalmente. Pero el día que algo así pase contigo o con alguien a quien tu quieres, igual pensaríamos más como Paulina. Creo que el deseo por venganza te puede controlar.
      Por eso hubiera sido mucho más fácil si el gobierno hubiera colaborado.. Si hubiera hecho un esfuerzo en descubrir que es lo que realmente pasó.
      Pero como tu dices, el gobierno no quiere que salga la verdad..

      • Benedikte Lauritzen
        14/04/2016

        Sí, estoy de acuerdo, Paulina puede representar al punto de vista de muchas personas que han sufrido durante una dictadura. Y muchas veces el gobierno ha ayudado a los criminales o al menos no ha luchado en contra a los dictadores como debería haber hecho. Por eso es aún más difícil tener confianza en el estado después de algo así…

    • Tiril Evensen-Lie
      14/04/2016

      ¡Muy bien escrito, Benedikte! Estoy de acuerdo contigo de que será muy difícil vivir al lado de tu pasado, es decir, se puede encontrarse con los torturadores, o más peor, no saber quien fue el torturador y por eso vivir con miedo de que esta persona puede encontrarte. Además, da mucha razón de que tenemos que hacer un libro de memoria para saber lo que pasó y luego tener la oportunidad de reparar el sistema como dices en tu texto. Yo pienso también que lo mejor sería castigar a todos los criminales, pero no creo que sea posible. Sin embargo, creo que es muy importante de que el gobierno trabaje para que la gente tenga confianza en él. Si no, las personas afectadas por la dictadura nunca pueden sentirse seguro en su país.

      • Benedikte Lauritzen
        14/04/2016

        ¡Gracias! Tienes razón, el gobierno tendría que trabajar mucho para conseguir eso. Y lo de sentirse seguro en su propio país es muy importante, creo yo. Si no pueden, nunca van a poder seguir viviendo sus vidas con bastante normalidad, y eso es muy triste

    • Helen Haanes
      15/04/2016

      Estoy de acuerdo, Benedikte que son muy importantes para el proceso de la reconciliación, tanto el proceso de la justicia como el libro de memoria. El proceso judicial es importante para que la sociedad pueda condenar oficialmente lo que ha sucedido. Al otro lado el libro de memoria tiene importancia para que todos las víctimas tengan la oportunidad de contar lo que han experimentado y en esa manera hacer las experiencias de cada individuo entrar dentro de la “conciencia pública” o la memoria histórica. Pero todavía temo que las fantasmas del pasado, y el miedo de los violadores que siguen viviendo sus vidas como “ciudadanos respetables” dificulta la recuperación de muchas de los violados, como indicas tú. Cual pueda ser un método para superar un miedo así. ¿Tienes alguna idea?

      • Benedikte Lauritzen
        15/04/2016

        Pues, creo que uno necesita tiempo para poder confiar en la gente otra vez. Puede que no sólo temen a los violadores, pero a la gente en general, dado que sufrir algo tan horrible les hará mostrado a las víctimas lo peor en los humanos – lo que una persona puede ser capaz de hacer a otra, en las peores circunstancias. Yo en su lugar no tendría ninguna confianza en la gente. La manera más facil de ir adelante seguramente sería pensar que la dictadura ya está terminada y no va repetirse – la violencia se ha acabado. Peró eso es muy fácil decir, y no muy facil realizar – por eso pienso que tendrían que empezar a confiar en unas pocas personas (por ejemplo su familia o sus amigos), y despues tomar pequeños pasos adelante, poco a poco. ¿Qué piensas tú?

        • Helen Haanes
          17/04/2016

          Pienso que tienes razon, Benedikte. Que sea un proceso muy despacio, paso por paso……

      • Sven Tore Relling
        17/04/2016

        ¡Muy bien escrito! La verdad es algo que pasó en el pasado, pero también una cosa en el presente. Un libro básico de metódo histórico del profesor Knut Kjelstadli se llama “Fortida er ikke hva den en gang var”. La re-construccion del pasado en el presente y en el futuro es un tema muy compilcado pero al mismo tiempo importante. El derecho trabaja con el pasado, la filosofía y la teología con el presente y la política con el futuro. Un problema en Chile puede ser que muchas personas en altos cargos de negocios y administración pública también eran parte del elite durante el régimen anterior. ¿Como puede la nación seguir y avanzar por un futuro con prosperidad y fe por la patria?

    • Laura E. Ross
      16/04/2016

      ¡Que bien escrito! Lo que has mencionado sobre el miedo de vivir rodeado de tus torturadores desconocidos creo que es una vida horrible. No pienso que sea posible disfrutar la vida porque la gente casi siempre se va a esperar un encuentro los abusadores. Al final quiero decir que estoy de acuerdo con tu opinión sobre la importancia del conocimiento para castigar los criminales.

  4. Yasmeen Zaidan
    10/04/2016

    Una de las dificultades de haber vivido en una dictadura, es volver a vivir en un país o en una comunidad como si nada hubiese ocurrido. En La muerte y la doncella observamos que el personaje principal se ve descreído ante el gobierno pos-dictadura. Además, Paulina sufre mucho porque fue torturada e violentada en la época de la dictadura. Después de haber pasado por circunstancias tan fuertes en una dictadura o no, sería muy difícil llevarse la vida naturalmente. Comenzar una nueva época con un nuevo sistema de gobierno no es fácil para nadie, principalmente para las víctimas de una dictadura, como le fue a Paulina. Gerardo que cree en la policía, en los jueces y la ley, pero tiene que enfrentar a su mujer pues ella cree que todo ese sistema político es una mentira.

    No sé si el medico se arrepiente de ter hecho lo que hizo. Vivir en una sociedad que quiere castigar a los torturadores y culpables de la dictadura, también no debe ser fácil para esas personas. Creo que en un lugar que tuvo una dictadura y después una democracia, todas las personas que vivenciaron el antes y después sufren con la mudanza del sistema, el choque es evidente. No hay dudas que haya una desconfianza en las autoridades, que como en esta obra de teatro, muchos de los que eran pasivos y otros que puedan hasta haber cometido crímenes anteriormente, vuelven a sus trabajos convencionales.

    La vida de Bachelet no es tan diferente de la de Paulina, pues ella tiene que trabajar y convivir con un país de personas que eran al favor de Pinochet y la dictadura. Ella lleva sus recuerdos de la dictadura en su presidencia y su día a día. Memorias inolvidables para Chile.

    Una de las cosas más difíciles después de una dictadura, debe ser conocer gente nueva, sin saber cómo esas personas eran en la época de la dictadura, si eran contra o si eran a favor. También creo que sea súper difícil vivir de una manera normal, después de haber sido torturada y maltratada por tus pensamientos.

    En este video, vemos que las personas hacen arte en las calles para que no se olvide lo que pasó. Todavía es posible hacer películas, entrevistas, obras de teatro como esta, investigar sobre el asunto, etc.

    • Kamilla Garsjø
      11/04/2016

      Estas describiendo muy bien, tu texto tiene muchas ejemplos y hechos importantes.
      Escribes que las “cosas mas difíciles después de una dictadura , debe ser conocer gente nueva, sin saber como esas personas eran en la época de la dictadura, si eran contra o si eran a favor” Puedes describir un poco más sobre esto? Hay gente que juzga? O gente que no quiere a conocer a las victimas? O las victimas tienen miedo de conocer a la gente que no tiene suficiente información sobre el tema? Me gustaría leer más sobre esto.

      • Yasmeen Zaidan
        12/04/2016

        Kamilla, creo que hay gente que tiene miedo de saber sobre el pasado, sobre la verdad, las torturas y el sufrimiento que Chile pasó. Conocer gente seria tan difícil para mí, creo yo. Pero tengo fe que el tiempo mostrara el carácter de las personas. Con el tiempo podremos saber si son buenos o no, lo que pensaron en la dictadura y si eran contra o a favor.

    • Camilla Engemoen
      11/04/2016

      Quizás Paulina ha sufrido tanto que ya no sabe ser positiva sobre el tema de la dictadura aunque querría. A lo mejor Gerardo tiene razón de que la policía, los jueces y la ley van a abalanzarse sobre los criminales. De hecho, viven bajo una democracia y la ley es otra que antes. Es muy interesante pensar si los criminales y los culpables también están sufriendo hoy. Ellos también vivieron bajo la dictadura y tenían que seguir ese sistema. ¿Se puede decir que ellos también fueron víctimas de la dictadura?

      • Sven Tore Relling
        11/04/2016

        Estoy de acuerdo con varios puntos en tu comentario. La actitud de Paulina hoy no sirve para nada. Se puede entender, pero no sirve mucho. ¿Su paranoia tampoco contribuye al futuro? Su forma de pensar refleja también algo de la indiferencia tipica que he observado en la cultura política latinoamericana donde los diputados hablan mucho y hacen poco. ¿Pero que hace el ciudadano? ¡Tienes los políticos que mereces!

      • Helene Grannes
        17/04/2016

        Camilla, es muy interesante la pregunta que haces, y es un debate que pienso que no tiene una respuesta clara..¿Si te ordenan a hacer barbaridades, sabiendo si no cumples el orden seras tu quien sera torturado, cuanto te pueden culpar por haber seguido ordenes? ¿Y como diferenciar entre los que cumplen por miedo real y los que lo hacen por disfrute o por lo que Hanna Arend describio como la banalidad del mal; la tendencia del hombre a obedecer ordenes por seguir en el grupo?

        • ttn
          17/04/2016

          Es realmente muy difícil juzgar las personas en determinados contextos, cuando si habla de algo que uno no vivió, es todo muy teorético. Y no sabemos cómo agiríamos en situaciones parecidas.
          No hace mucho, la tv noruega NRK lanzó “Diktaturet”, un “reality” programa, donde los ocho participantes fueran expuestos a diversas formas de controle y privaciones, y también reglas de conducta y diversas puniciones. A pesar de ser una experiencia controlada e de entretenimiento, donde con certeza nadie sofreiría agresiones físicas o psicológicas, uno de los participantes fue capaz de si poner a servicios de los dictadores; por un poquito más de conforto, tentaba manipular a sus colegas prisioneros de la dictadura en que vivían todos. Es difícil saber quién de verdad está a su lado.
          Hay visto el programa “Diktaturet”?

        • Helene Grannes
          20/04/2016

          lo siento por tardar tanto en responder: No, no he visto el programa, (no veo apenas television) Creo que todos tenemos nuestros lados debiles, nuestros talones de Aquilles. Eso si, sería interesante saber si aumentó la audiencia despues de que uno de ellos comenzó a comportarse “mal”?

    • Sven Tore Relling
      11/04/2016

      Me gusta mucho tus reflexiones sobre las dificultades entre Paulina y Gerardo. También hay que no olvidar las oportunidades. Para implementar la democracia los ciudadanos necesitan empezar con hojas blancas. No se puede olvidar los crimenes del pasado pero para perdonar a los criminales la nacion debería tener un proceso de justicia penal (que es dificil si los testigos no hablan). Además tener un centro de documentación, aprendizaje y debate crítico sería bien.

    • kristinevf
      11/04/2016

      Me encanta tu reflexión! Estoy muy de acuerdo con vos sobre varias cosas. Especialmente sobre lo que piensas de las dificultades de conocer personas nuevas sin saber la historia de aquellas personas. Me imagino que debe ser muy dificil conocer a alguien y luego enterarse de que esa persona tenía una punta de vista totalmente diferente que la tuya durante la epoca de la dictadura. Qué harias vos si te enteraste de que uno de tus mejores amigos por ejemplo estaba en favor de un regímen que odiabas?

      • Yasmeen Zaidan
        12/04/2016

        Que pregunta difícil me haces Kristine. No sé lo que haría. Es tan difícil tener ideas tan diferentes, principalmente sobre un asunto como dictadura. Tengo muchas dudas si continuaría mi amistad o si entendería que mi amigo tiene pensamientos e ideas diferentes de mí. Es un dilema muy interesante, que en realidad no sé lo que haría, pues tendría que estar en una situación de dictadura. Te adoraría contar que yo sería una amiga comprensiva, pero no lo sé si es verdad.

    • Charlotte Madeleine Olsen
      15/04/2016

      Muy bien escrito! De acuerdo con tus reflecciones sobre lo que es dificil cuando se ha vivido en una dictadura. Quienes son personar ahora? Los torturadores y los que no protestaban durante la dictadura, son personas terribles o actuaba en este manera porque tenían miedo y seguían pedidos de las personas con más poder? Si estas personas van a vivir en la sociedad como algún otra persona, cómo los trataremos?

    • Guro Johnsen
      15/04/2016

      Que bien escrito! Como he vivido en Chile, también tengo muchas reflexiones parecidas que las tuyas. En Chile, no hablan mucho de politíca con gente que entre ellos no se conocen bien. Entre amigos si, pero en grupos de muchas personas no. Recuerdo el día que un amigo llegó a mi departamento totalmente en shock porque caminando por la calle pasó a Pinochet. Como Pinochet fuera cualquier viejito o abuelito dando un paseo por su barrio. Para mi era casi imposible entender que Pinochet pudo caminar tranquilo por la calle sin causar comentarios ni protestas o reacciones de la gente.

    • Lena Kimmich
      15/04/2016

      Una reflexión bien pensada sobre este tema! 

      Me gusta sobre todo el aspecto de „volver a vivir..“ o, más bien, „volver a la vida real..“.
      
En ello, pienso en un proceso de regeneración. Creo que nos lo podemos imaginar como el proceso de una persona gravemente enferma que, por un tiempo de rehabilitación, puede volver a vivir una vida activa y saludable otra vez.
      
Creo que eso en cualquier caso es un camino largo y duro. 

      Y en el caso de Chile no solamente es un proceso individual de las víctimas sino un proceso colectivo, un proceso que afecta una nación entera. 

      Creo que eso debe realizarse de una manera paralela, el país no puede recuperarse si las personas individuales no consiguen volver a vivir una vida normal.

    • Marcus Sjölander
      17/04/2016

      Como dices, creo que algo de lo más difícil es promover que los testigos y las víctimas cuentan sus historias y experiencias, a pesar del miedo y la inseguridad de estar rodeado de gente que podría sido parte del ‘otro lado’. También, necesitamos la historia de los agentes de la dictadura. Es vital tener hechos por los dos lados para crear un recuento exacto de lo que ocurrió, y no es fácil lograr esto – ¿como convencemos a los agentes previos de la dictadura que deben contar lo que han comitido? Es una cuestión delicado que require estudio muy prudente.

    • Cecilia Mogollon
      24/04/2016

      Estoy de acuerdo con tu texto, lo que argumentas está bien fundamentado.Me imagino al igual que tú, cómo será empezar una nueva vida después de la dictadura. Intentar “olvidar” lo pasado es casi imposible. Lo que comentas en cuanto a conocer gente nueva, me imagino sería muy difícil creer en la gente que uno conoce y poder empezar una amistad, porque uno se podría imaginar que quizás es alguien que trabajo para la dictadura o que pudo haber torturado o asesinado a alguien. Qué difícil debe ser esta situación de volver a vivir una nueva vida después de la dictadura!

  5. Kamilla Garsjø
    10/04/2016

    En “La muerte y la doncella” se puede ver que Paulina no tiene ninguna confianza en el gobierno. El sistema se falló y ella era una de las personas que se quedó olvidado, como muchas otras victimas en aquella momento. Paulina solo quiso justicia y encontrar la verdad para su misma y para las otras que sufrieron lo mismo como ella. El gobierno no dijo nada sobre las torturas y las desapariciones, el gobierno actuaron como si nunca hubiera pasado, Paulina y Bachelet vivía con el miedo para los torturadores en aguelle tiempo. Bachelet no pudo hacer nada como Paulina, tenían que estar en silencio por muchos años, como muchas otras victimas también. El país tenia una bandera al frente de los ojos. El gobierno negaba, y la gente se sentía miedo, y lo mas triste era que había muchas personas que no sabían nada de la situación. Creo que lo mas difícil será enfrentarse a la dictadura, a los torturadores. Al final Paulina y Bachelet pudieron por primera vez hablar en voz alta, enfrentarse al pasado, y alcanzar a justicia después de todos los años.
    El problema mas difícil de resolver en las sociedades actuales se puede ser a conocer la verdad, que no damos la espalda al pasado, necesitamos abrazar la verdad y dejar de esconderse, hay que enfrentarse al pasado y tratar el tema. Pasó hace muchos años, y para recordar lo que pasa el museo es una forma de recordar todo lo que pasó, y desde ahora solo hay que mirar al futuro.
    La Victoria es un buen recuerdo para las victimas, las familias, y para la próxima generación, un recuerdo que esto no va a pasar nunca mas. Las pinturas es una forma de expresarse sobre la historia. Las pinturas representan la verdad, la verdad sobre la historia, una diferente manera de expresarse y ver el pasado.
    Mantenerse juntos es el objetivo final. El libro de memoria crea una imagen grande, un imagen de todo la historia, todas las victimas tienen su propia historia, pero juntos hay múltiples paginas que crea una historia.
    Hay diferentes maneras del libro de memoria. Un muro, una canción, un discurso, un teatro, una poema etc. Hay muchas formas de expresarse, y lo mas bueno ahora es que la gente lo hacen y recuerda lo que pasó.

    • Laura E. Ross
      16/04/2016

      Estoy de acuerdo contigo, especialmente que la gente tiene que vivir con el miedo por la negación del gobierno. Hasta ahora no hay consequido bastante justicia para las víctimas del tiempo de la dictadura.
      También pienso que lo peor es que mucha gente no sabían lo que había pasado a las personas más afectadas de las experiencias crueles.
      Pienso que lo más importante que has escrito es que las víctimas ahora pueden hablar en voz alta y también consequir las respuestas muy deseadas.

  6. Kamilla Garsjø
    10/04/2016

    En “La muerte y la doncella” se puede ver que Paulina no tiene ninguna confianza en el gobierno. El sistema se falló y ella era una de las personas que se quedó olvidado, como muchas otras victimas en aquella momento. Paulina solo quiso justicia y encontrar la verdad para su misma y para las otras que sufrieron lo mismo como ella. El gobierno no dijo nada sobre las torturas y las desapariciones, el gobierno actuaron como si nunca hubiera pasado, Paulina y Bachelet vivía con el miedo para los torturadores en aguelle tiempo. Bachelet no pudo hacer nada como Paulina, tenían que estar en silencio por muchos años, como muchas otras victimas también. El país tenia una bandera al frente de los ojos. El gobierno negaba, y la gente se sentía miedo, y lo mas triste era que había muchas personas que no sabían nada de la situación. Creo que lo mas difícil será enfrentarse a la dictadura, a los torturadores. Al final Paulina y Bachelet pudieron por primera vez hablar en voz alta, enfrentarse al pasado, y alcanzar a justicia después de todos los años.

    El problema mas difícil de resolver en las sociedades actuales se puede ser a conocer la verdad, que no damos la espalda al pasado, necesitamos abrazar la verdad y dejar de esconderse, hay que enfrentarse al pasado y tratar el tema. Pasó hace muchos años, y para recordarlo, el museo es una forma de recordar todo lo que pasó, y desde ahora solo hay que mirar al futuro.

    La Victoria es un buen recuerdo para los victimas, las familias, y para la próxima generación, un recuerdo que esto no va a pasar nunca màs. Las pinturas es una forma de expresarse sobre la historia. Las pinturas representan la verdad, la verdad sobre la historia, una diferente manera de expresarse y ver el pasado.

    Mantenerse juntos es el objetivo final. El libro de memoria crea una imagen grande, un imagen de todo la historia, todas las victimas tienen su propia historia, pero juntos hay múltiples paginas que crea una historia.
    Hay diferentes maneras del libro de memoria. Un muro, una canción, un discurso, un teatro, una poema etc. Hay muchas formas de expresarse, y lo mas bueno ahora es que la gente lo hacen y recuerda lo que pasó.

    **

    • Benedikte Lauritzen
      11/04/2016

      Pienso que todo lo que dices es muy interesante. Tienes una manera de expresarte que hace que yo veo muy claro cómo las víctimas y los supervivientes podían sentirse, y que lo que realmente querían era ser vistos. Querían que el estado reconociera lo que había sucedido y que lo dijera en voz alta.
      Por eso yo también pienso que es importante enfrentarse al pasado para poder ir adelante, y hacer un libro de memoria puede funcionar muy bien.

      • Kamilla Garsjø
        12/04/2016

        Me alegro que sientas así Benedikte! He intentado hacer el texto claro, y con una estructura.
        Es muy importante que la gente habla en voz alta. Si, la gente continua hablar màs libre en la comunidad, el futuro se puede ser diferente y ayudar a otras victimas.

        • Benedikte Lauritzen
          12/04/2016

          Sí, eso también es importante: Si tú logras aceptar lo que pasó y seguir viviendo, es más fácil poder ayudar a otros también! Bien pensado

    • kristinevf
      11/04/2016

      Tu reflexión me parece muy interesante e informativa. Es verdad que a través del libro de memoria los chilenos por fin puede ver claro lo que realmente pasó durante la época de la dictadura.
      Hablas de diferentes maneras para expresar las memorias- cúal crees que sea la manera más efectiva para que la gente preste atención y se acuerdan de lo que ha pasado?

      • Kamilla Garsjø
        12/04/2016

        Es una buena pregunta. En primer lugar quiero decir que depende de la persona, cada persona tiene una manera de reaccionar y sentir a diferentes cosas. Es decir, todo el mundo es diferente, y quizás una poema funciona mejor a una persona, pero una canción se puede ser mejor para otra persona.
        Personalmente creo que un muro se puede decir mucho. Un muro con dibujos, letras, y los colores que describe el pasado. Una canción o un poema se puede ser muy personalmente también, pero en mi opinión la manera mas efectiva y que presta mas atención es un muro, una vista para los ojos.
        ¿Qué piensas tu?

    • Anna Forsstrøm
      12/04/2016

      Creo que documentar las historias de la gente que ha sufrido durante tanto tiempo es una buena manera de “hablar de lo que ha pasado” y para ir adelante con sus propias vidas. Como dices, un muro, una canción u otras obras son formas de expresarse y muchas veces creo que es más fácil expresarse así.

    • Helen Haanes
      15/04/2016

      Como dices Kamilla es muy importante recordar lo que pasó, y “materializar” la historia en fotos, relatos, pintura etc., así que nunca será olvidada. Dentro de la bruma del olvido no sea posible aprender de la historia y hacer lo mucho posible para que las traumas del pasado no se repitan. Al otro lado me pregunto si sea difícil para los Chilenos, y las víctimas en especial, encontrar un equilibrio entre el recuerdo traumático (mirar atrás), y la construcción de un futuro apacible, que implica mirar hasta adelante e ignorar, hasta un cierto punto, el pasado. ¿Qué piensas?

      • Sven Tore Relling
        17/04/2016

        Me gusta tu concepto de “materializar”. ¡Los imagenes visuales pueden decir mas que las palabras!

  7. Sven Tore Relling
    11/04/2016

    La historia no es únicamente un sujeto académico muy importante en las universidades o instituciones de educación básica y segundaria. Es también un tema muy interesante en la cultura popular, de educación y la formación de ciudadanía – a veces muy controversial en el debate público deliberativo político. La lucha para contar la historia oficial y las preguntas de hechos y no hechos es un tema importante por la sociedad y la identidad de los hombres.

    Recuperación de la memoria histórica de las víctimas es un asunto muy importante en el proceso de transición democratica – en Chile como en otros paises ex-dictaduras (por ejemplo Alemania después la R.D. A. y España después el regimen Franco). Establecer institiciones ejecutivos y cortes de justicia independientes que controllan los controlladores es una tarea vital para garantizar un gobierno limitado por la ley. En cualquier sistema democratico es un trabajo y lucha que sigue todos los días.

    En Chile se falta la confidancia entre el pueblo (especialemente a las víctimas) y sus instituciones de justicia porque no ha sido un proceso formal para solucionar las problemas del pasado durante la dictadura 1974-1990. Paulina pregunta ¿Los tribunales? ¿De justicia? Como lo entiendo yo en una manera irónica y un poco brava. Otras victimas como Bachelet tiene otra estrategia – participar en la democracia como candidata y luego presidente de la republica. El colectivo Victoria utilizan sus rescursos al nivel bajo expresando la busqueda de verdad y la historia critica con el arte.

    Hay varias estrategias para encontrar el futuro viviendo con el tiempo pasado. Según mi opinión el arte y la literatura son las fuerzas más fuertes. Al fín los criminales van a perder la cabeza. El humór y la ironia seran armas muy poderosos – por ejemplo el desnudamiento de varios caracteres poderosos con alta responsabilidad en las comedias y dramas de Holberg e Ibsen. Los escritores pueden criticar el injusto sin molestar el orden público – y también confrontar la ignorancia. El pueblo puede dar la otra cabeza a los criminales sin olvidar los crimenes y asi convivir como el mismo pueblo.

    El punto de vista de la presidenta Bachelet en sus palabras en el Museo de Memoria que me gusta más es: “Debemos deliberar acerca de la salud de nuestras instituciones representativas, y de cómo éstas abren más y más caminos a la participación ciudadana (..) Una nueva ciudadanía ha cristalizado en Chile. Más educada e informada que nunca antes. Con mayor poder de movilización y con una capacidad de comunicarse que no existía, gracias a las nuevas tecnologías.”

    La idea de una nueva ciudadanía también fue importante en la democratización en varios países europeos durante el siglo IXX. Pensar en el futro viviendo en el presente. En nuestra época la tecnología de comunicación da oportunidades por la participación ciudadana – especialmente progresivo en el contexto sur-americano. Ya el desarrollo va más rápido con las redes sociales y la nueva participación política de las masas. La iniciativa de la Victoria y el libro de memoria es un buen ejemplo de eso.

    Vivimos en el presente creando el futuro, pero llevamos la historia y necesitamos ritos y memorias para manejarla!

    • Elise Hammari
      13/04/2016

      Eso que dices sobre el humor y la ironía es súper importante, que bien que lo dijiste! Es muy típico cuando se trata de algo tan serio como una dictadura que la conversación se vuelva muy teórico, pero al final se trata de gente pues, y para mi no hay nada más efectivo para sentirme mejor que un buen risa. Pero también me imagino que mucha gente anda con un sentimiento tan fuerte de gravedad que tal vez no les dejan a si mismo ser feliz… Muy complejo todo esto.

    • Charlotte Madeleine Olsen
      15/04/2016

      Tu texto me interesaba mucho!
      Creo que es importante incluir la historia en arenas diferentes, no sólo en la escuela. Literatura, teatro, arte son arenas muy buenas para crear atención sobre temas importantes. Al mismo tiempo creo que es importante respetar las victimas y que la gente necesitan recordar lo que ha pasado, pero al mismo tiempo se puede olvidar algunos días, permitirse vivir en hoydía y aunque las memorias están en su cabezas todo el tiempo, tienen que encontrar un equilibrio entre recordar el pasado y vivir en la presente. Creo que es bastante normal que se quiere olvidar memorias tristes y traumático, entonces el libro de memoria es importante para procesar lo que ha ocurrido, y para el futuro, también para crear un sistema oficial con confidencia entre la población, y también se puede apreciar ahora, la presente..

  8. kristinevf
    11/04/2016

    Me parece que acá en Noruega, donde no ha pasado nada de guerras civiles, ni conflictos, ni mucho menos dictaduras por muchisimos siglos, ya estamos tan acostumbrados de vivir en un pais con tanta paz que a veces olvidamos de todas las tragedias que han pasado, y siguen pasando en otras partes del mundo. Yo creo que es muy dificil para nosotros, que hemos nacido acá, imaginarnos como es vivir en un lugar donde pasaron cosas tan terribles. Por ejemplo yo tengo una amiga que es mitad chilena, y su madre tuvo que escaparse a Noruega durante la dictadura. Muchas veces le he preguntado porqué su madre nunca le enseño hablar español, y siempre me responde lo mismo: Que su madre ya no quiere saber nada de su patria porque pasaron tantas cosas malas allá. Yo nunca sabía exactamente de que se trataba, pero recíen ahora me estoy dando cuenta de que seguramente fueron cosas muy graves.

    En la obra de La muerte y la doncella podemos ver que Paulina sufre mucho por haber sido torturada y violada durante la dictadura. Lo mismo pasa con Bachelet que tiene que ver a su violador a cada rato sin poder hacer nada. Realmente no sé como uno puede seguir viviendo en un país después de una dictadura o guerra civil. Intento imaginarme como es ver a esas personas que hicieron tanto daño a tantas personas cuando la sociedad vuelve a ser como antes, pero no puedo. Eso de tener que ver a alguién quien te ha violado, maltratado o torturado despúes debe ser demasiado dificil. Y ahí viene el cuestión de cual es la mejor manera para enfrentar a esas personas. ¿Es mejor olvidar para que todos siguen con su vida, o es mejor que todos los que violaron los derechos humanos se enfrentan a la justícia? Yo diría que lo mejor para las victimas sería ver a los que les hacían daño detrás de las paredes de una carcel, pero me parece que en muchos casos no es tan sencillo. Me imagino que muchas personas fueron obligadas a hacer cosas que no quísieron, y aunque sabían que lo que hacían era algo terrible tuvieron que hacerlo para salvar sus propias vidas- o quizas las vidas de sus propias familias?

    Para los chilenos, que todavía quedan con las memorías de la dictadura, debe ser horrible saber que viven en un país donde todavía haya personas, quizas vecinos o familiares, que en realidad son criminales pero que nunca fueron castigadas por sus acciónes. En muchos sentidos creo que es mejor dejar que la sociedad vuelve a la normalidad después de una epóca tan triste, pero al mismo tiempo es peligroso dejar que la gente se olvida de todo lo que pasó. Quizas de esta manera es mas facíl seguir adelante para la mayoria, pero si yo fuera Paulina, Bachelet o qualquier otra persona que fuera torturada o violada seguramente me gustaría ver a los que me hacían daño castigados. Y sino por lo menos sería mejor hablar sobre la historia para que no se vuelve a pasar otra vez- por eso me parece re bien lo que Bachelet y el colectivo Victoria ahora estan haciendo para unir el pasado con el presente!

    • Yasmeen Zaidan
      12/04/2016

      Verdad, muchas veces nos olvidamos de las guerras, pues vivimos tan bien y con tanta paz. Que cosa triste con tu amiga. Creo que vivenciar una cosa como dictadura sea súper difícil. Que pena que la madre de tu amiga no habla sobre eso. Estoy de acuerdo, debe ter sido complicado. También estoy de acuerdo que es difícil poner las personas culpadas en la cárcel, pues las cicatrizes de la dictadura continúan para siempre. Algunas sanaran, otras no.

    • Mauro Candiago
      12/04/2016

      El Sur America ha vivido momentos seguramente difíciles durante los años de la dictadura. El problema como el tuyo y de la gente que no sabe o no supo, nos hace reflejar más sobre como los gobiernos militares fueron extremadamente expertos en esconder la verdad. Las torturas, los homicidios, las desapariciones en Chile y Argentina fueron momentos tragicos de la historia que mucha gente vino a saber demasiado tarde. Pero es siempre útil y al mismo tiempo maravilloso cuando gente de ótras culturas y de lugares lejanos aprenden y se interesan sobre cuestiones como estas porque fortalecen la causa de los que lucharon siempre para que esto nunca se olvide

      • Sven Tore Relling
        12/04/2016

        Tu reflexión es muy interesante. También me gusta reflejar más sobre el tema como politólogo e investigador de la teoría política. La verdad y la historia es siempre un tema difícil. También hemos tenido mucho horror en la historia europea – especialmente en el siglo XX. El siglo de las ideologías. Durante la ocupación alemana 1940-45 Noruega también tuve un sistema con carácter de dictadura. Una pregunta es si los EE. UU. en el contexto de la segunda quera mundial tiene su parte de responsabilidad moral por lo que pasó durante los regímenes militares en Sur América. ¿Qué opinas?

        • Sven Tore Relling
          12/04/2016

          Corrección: en el contexto de la guerra fría

        • Mauro Candiago
          13/04/2016

          Había estudiado durante Historia de las relaciones internacionales, el rol principal de los EE.UU. durante todo el siglo XX y es increible las acciones que han cumplido. Pero sobre todo como la CIA, primero y después de la segunda guerra mundial, haya empezado a remplazar goviernos que apoyaran las politicas e intereses de los americanos, y también durante toda la guerra fría cuando el comunismo sovietico era una menaza en los paises del Sur America. Pensemos a Cuba durante los años 60 con Kennedy y las intervervenciones del gobierno Nixon que contribuyó a la formación de la mayoría de los regímenes militares. Es increible la cantidad de dinero que estos regimenes han recibido por el gobierno USA. En el aniversario de los 40 años de la dictadura argentina, el presidente Obama autorizó la desclasificación de los ingresos en los archivos que demuestran las ayudas económicas a los gobiernos que luchaban contra la amenaza del comunismo pero con métodos dictatoriales. Echale un vistazo 😉

    • Mauro Candiago
      12/04/2016

      Y quisiera comentar algo sobre esa madre que no quiere saber más nada de su país. Bueno, es comprensible y todo muy triste de leer. Recuerdo cuando mi mamá nos contaba de las lágrimas de felicidad cuando votó por primera vez en las elecciones presidenciales de 1983 y del terror que todos los argentinos vivieron pocos años después, cuando la democracia fue amenazada por los carapintadas (un grupo militar de derecha que no querían ser juzgados porque decían haber recibido órdenes y que eso no los hacía culpables de sus crímenes). Fue en ese momento que mi padres decidieron viajar a Italia, porque no querían que sus hijos vivieran lo que ellos habían vivido durante esos años.

    • Ingerid Grønnevik Flåskjer
      12/04/2016

      Me gustan tus reflexiones, y estoy acuerdo contigo – es difícil para nosotros que hemos nacido en Noruega, imaginarnos como es vivir en una dictadura. Pensamos que es una situación difícil, pero no creo que realmente podamos entender la situación. Hablas sobre cual es la mejor alternativa, seguir adelante o conseguir justicia. A mi me parece que para seguir adelante, tiene que conseguir justicia primero. Si no lo hace, siempre va a tener partes de la sociedad que no se sienten incluidas y buenas en la sociedad actual, porque puede parecer que la sociedad no se importa sobre lo que pasó. Al mismo tiempo, la sociedad y el país tiene que desarrollarse, y tener la vista hasta el futuro – sin olvidar el pasado.

    • Benedikte Lauritzen
      12/04/2016

      Estoy de acuerdo con todo lo que has dicho. Imaginarse cómo sería vivir en tal sociedad o país, después de una guerra civil con tanta violencia, me parece casi imposible. Como he vivido toda mi vida en paz, sin experimentar nada relacionado a la violencia salvo lo que veo en la tele, esas cosas son muy lejos de mi realidad y para mi no son reales.
      Por eso no puedo evitar pensar que yo no seguiría viviendo en un país como Chile, no lo soportaría so yo fui una de las víctimas de la violencia. Pero es más complicado, claro, porque todo y todas las personas que conoces viven allí. Pero estoy de acuerdo contigo; aunque sea difícil, es mejor enfrentarse al pasado que no hacerlo.

    • Sven Tore Relling
      12/04/2016

      Me gusta tu analisis. Quiero dar un comentario. Colombia es un país Sur Americana que siempre ha guardado su democracia (por lo menos al nivel formal) – aunque ha tenido otros problemas después 1945. Ahora el gobierno colombiano está en la última etapa de diálogo de paz con las guerrillas – todavía esperamos si el país está listo para implementar los propósitos de salvoconducto e impunidad etc. ¿Pueden Chile y Colombia aprender unos de otros – o algo del caso Sur Africano facilitando su camino a la paz? Según mi opinión pueden aprender mucho de la memorialogía – un tema de investigación interdisciplinario establecido en la última década ( http://www.tf.uio.no/english/research/projects/redo/).

    • Tine Sandersen
      12/04/2016

      ¡Que reflexión interesante! Primero, que triste saber de la madre de tu amiga. Definitivamente tienes razón cuando dices que nosotros aquí en Noruega no sabemos cómo es una vida en un país así y especialmente cómo es vivir durante una dictadura. Para mí también parece irreal cuando familiares de amigos de América Latina cuentan historias de guerras pasadas o eventos traumáticos. Sin duda, tenemos mucha suerte de vivir en un país donde podemos sentirnos seguros, además con un estado que funciona bien y que cuida a la gente. Criticamos un montón de cosas y en el final, nos olvidamos de lo afortunados que somos. Me gusta mucho tu pregunta que en mi opinión es esencial cuando hablamos de un tema como este: “¿Es mejor olvidar para que todos siguen con su vida, o es mejor que todos los que violaron los derechos humanos se enfrentan a la justicia?”. Un texto muy buen escrito, Kristine. Felicitaciones. ☺

    • Kamilla Garsjø
      12/04/2016

      Eso es verdad. Estamos de acostumbrados de vivir en paz, y en realidad es un poco triste. Porque estamos en Noruega, y no vemos ningún daño adelante, pero en otros países luchan día a día.

      Es verdad lo que dices, es muy difícil imaginar como es vivir en un lugar así.

      Me gusta que intentes placerte en sus lugares, sin embargo entiendo que es difícil para ti. Es increíble y injusto que el mundo es así.

      No puedo imaginarme que yo haría hacer si alguien me ha violado o me ha torturado, eso es muy fuerte de decir en el texto. Sin embargo a veces es importante pensar en cosas así, porque el mundo no es perfecto, y todo se puede suceder en la vida, y tenemos ser fuerte.

      ¿Te gustaria hablar cara a cara a una victima una vez en el futuro? ¿O seria demasiado deficil?

    • Cecilia Aedo
      12/04/2016

      Yo crecí en Chile, pero cuando era pequeña no tenía idea de nada sobre la dictadura, y recién ahora vengo a tomarle el peso al asunto. La verdad creo que es una sociedad donde se calla mucho lo que ha ocurrido, y a pesar de haber vivido allá durante mi infancia, al igual que tú intento imaginarme cómo debe ser vivir entre torturadores anónimos, porque al no saber nada sobre el tema era como vivir en una sociedad silenciosa al respecto, mientras intentan que todo vuelva a ser como antes.

      • Mauro Candiago
        13/04/2016

        Hola Ceciiiii
        Había visto un documental que mostraba la gente parada fuera de la casa de Pinochet cuando cumplió 90 años. El no podía salir porque estaba bajo arresto domiciliario. Bueno era increible ver toda esa gente que todavía apoyaba su leader pensando que la suya era una lucha contra el comunismo, y de hecho lo era… ¿pero cómo justificar esas torturas?, ¿y los muertos?, ¿y los desaparecidos?. El silencio como dices tú es cómplice, pero creo que la voz de quien defiende el indefendible es aún más atroz.

    • Håvard Sand
      13/04/2016

      Estoy de acuerdo con tu análisis en muchos aspectos, pero hay algo que quiero mencionar. Decís que en Noruega no ha pasado nada mal. Han pasado cosas terribles en Noruega el próximo siglo. El caso quizás más famoso es la deportación de los judíos durante la segunda guerra mundial, pero este no era todo. Después de la guerra el gobierno democrático de Noruega hizo cosas horribles a grupos como pueblos gitanos. No hablamos mucho de las esterilizaciones forzadas, lobotomías y adopciones forzadas. Por eso creo que tenemos algo que aprender del ejemplo chileno, en respeto a nuestro tratamiento de nuestra propia historia.

      • Helene Grannes
        17/04/2016

        Estoy muy de acuerdo contigo, Håvard. Hay epocas y asuntos sucios aqui en Noruega tambien, y se callan igual, o reciben poca atención. El trato a los niños con padre aleman durante muchos años despues de la guerra, como si niños pueden elegir sus padres. El trato al pueblo gitano y cualquier otro grupo que sea “otro” por parte del estado. El pueblo sápmi y las politicas de eradicar su lengua y cultura, “asimiliación” que se dice….

    • Elise Hammari
      13/04/2016

      En el primer párrafo tocas algo que es muy importante, Kristine! Es como dices para la generación mia y tuya, que no ha pasado nada mal en nuestro tiempo. Nosotros no hemos vivido ningún guerra civil ni conflicto grande y por eso nos parece muy difícil imaginarnos cómo se puede tratar de este tema. Estoy de acuerdo con eso!

      Pero creo que hay algunas cosas que son demasiado cercas en el tiempo para que los debemos olvidar, aunque no los hemos vivido nosotros mismos. Es un tema que me ha preocupado por mucho tiempo, y una digresión pues. No tiene que ver con tu análisis, Kristine, pero con nuestro país en general:) Mi tatarabuela hablaba el idioma del pueblo sami, pero nunca lo enseñó a mi abuela. Ahí perdí parte de mi fondo. El proceso de la asimilación de los indígenas en Noruega era muy fea, pero lo que me interesa más es que no se habla de eso en la escuela nunca. No sé si te enseñaron algo a ti? Hablamos sobre memorias nacionales, cómo recuperarlos, cómo asegurar que nunca se los olvidamos y que nunca se reproducen en estos países con tanto conflicto – pero en nuestro mismo país, las escuelas nos deja olvidar lo que nuestro estado ha hecho. Me enoja pues. a

      • ttn
        17/04/2016

        Muy bien colocada la cuestión de que no se enseña en las escuelas; la paz de acá esconde también algunos temas de desiquilibrio, no todos viven tan bien aquí. Hay también ciertos asuntos que san tabús en las conversaciones, pero que poco en poco están llegando al debate público, como ejemplos: las diferencias sociales, la pobreza e falta de integración en las diferentes culturas en la sociedad.
        Sabes se hay algún libro de introducción a cultura sami? me encantaría leer lo.

        • Elise Hammari
          18/04/2016

          La verdad es que he leido muy poco sobre los samis, para mi es mucho más fácil hablar con mis amigos que forman parte de esa cultura. Pero un libro que quiero leer se llama “For djevelen er alt mulig – Kristne historier om samene”, que trata sobre todo de las historias que contaron los cristianos a los samis en el proceso de asimilarlos y cambiar su religión. Y también, si no la has visto, debes ver las películas “Kautokeinoopprøret” y “Veiviseren” … y si quieres ver y conocer la cultura en vivo, puedes por ejemplo irte a Riddu Riđđu Festivála este verano! 🙂

    • Irene
      13/04/2016

      En mi opinión tienes toda la razón. Lo mejor hubiera sido castigar a las personas culpables. Para conseguir justicia y paz. Así las victimas pueden seguir sus vidas y no ser recordadas constantemente del pasado. Al mismo tiempo, y como tu también mencionas, en este caso no es tan fácil.

      Me parece muy interesante lo que has dicho sobre tu amiga y su madre chilena. Has dicho que la madre no quiso enseñarla español porque no quiere saber nada de su país.

      ¿Piensas que la madre hace bién?
      ¿O piensas que la madre tendría que contar en más detalle porque no quiere saber nada de su país?

      En mi reflexión personal, yo he escrito que me parece importante recordar el pasado, bueno o malo, para que no se repita la historia.. Por eso te pregunto si a ti te parece bién o mal que la madre de tu amiga no hable del pasado de su país. Al contrario, parece que está intentando olvidar todo lo malo que ha vivido.

    • Charlotte Madeleine Olsen
      15/04/2016

      Me gusta tu texto mucho 🙂
      Creo que es dificil encontrar la solución sobre lo que va a hacer despúes una dictadura o guerra. Qué es la manera mejor? Por ejemplo en Iraq, la gente tenía espero cuando Estados Unidos y su gobierno decidió a mover Saddam Hussein como presidente, pero lo que ocurrió en la realidad fue que ningún gobierno fue en la realidad un alternativo, entonces lo que ocurrió fue que no ayudó sólo mover Saddam Hussein porque no existió otro alternativo. En muchas dictaduras las personas que quieren crear una democracia necesitan negociar con las dictadores para crear la democracia que los quieren. Entonces es un problema muy difícil, porque cuando ha creado una democracia quieren castigar la gente responsables, sino ahora no es posible porque los negaciones que han hecho..

      • Tamara Dumic
        17/04/2016

        Probablemente querías solamente tener un buen ejemplo de primera mano en tu texto, pero para ser honesta, la opinión de la madre de esa amiga tuya me llamo muchísimo la atención. Y ahora me pregunto ¿por qué? Aunque nacida en Noruega, ser chilena es la parte de su identidad también, ¿no? Entiendo que su madre a lo mejor fue decepcionada de las decisiones de muchas personas en su alrededor en esa época, incluso las más cercanas, y que ha refugiado del país en búsqueda de una vida mejor para sus hijos, como dijo Mauro de su ejemplo personal, pero no me parece justo. Pienso que la niña tiene derecho de saber sobre su familia allá (porque la manera en la que lo escribiste me dio esa impresión de que no le cuenta nada),saber de lo chileno que lleva en la sangre. No la puedo juzgar porque no he estado en su piel, ni siquiera la conozco a ella ni su historia, pero me intrigó verdaderamente 🙂

    • Celine Andersen
      17/04/2016

      Estoy acuerdo contigo. Es muy difícil para nosotros imaginar las vidas de las víctimas. Creo que es muy importante que los chilenos no olviden lo que ha ocurrido en su país, pero como tú, creo que es muy triste que las víctimas saben que haya personas en el país que torturaron a sus padres o algunas personas en su familia, o un amigo. Es muy importante no olvidar lo que ha pasado, para evitar que no va a pasar otra vez.

    • Sebastian Kestilæ Berg
      17/04/2016

      Me gusta mucho tu texto, Kristine, y la historia sobre tu amiga y su madre pone verdaderas “caras” en la vida después una dictadura o situaciones malas en general. Yo creo que es muy importante hablar sobre lo que pasó para asegurarse que algo mismo no va a ocurrir en el futuro.

  9. Maria Luz Crebay
    12/04/2016

    “La muerte y la Doncella” conforma una realidad que traspasa todo tipo de lugar y tiempo para ubicarse en el tiempo y el lugar que ocupamos como lectores. Es decir, es imposible leer esta obra sin la necesidad de considerarnos como seres capaces de hacer daño y de ser dañados. Ahora bien, esta excelente obra me remite a algo tan singular y propio del ser humano: la accion. La filosofa Hannah Arendt ha hecho aportes muy valiosos en este ámbito, y me gustaria traerlos a esta discusion para poder quizás abrir aun mas el debate y relacionarnos con la obra no solo a partir de su coyuntura historica (Chile 1990) sino tambien a partir de nosotros mismos, de nuestra capacidad tan especial que es nuestra introspección. En un primer sentido, la accion es una actividad enteramente positiva, pues desvela la posibilidad del comienzo que es inherente al nacimiento, al origen, de la humanidad. Sin embargo, a la acción le es también inherente una facultad negativa. En la medida en que estamos capacitados para el actuar y el decir lo estamos para los aciertos y los elogios, de igual modo que para el error y el agravio. Por su parte, el hablar y aparecer están condicionados por la irreversibilidad y la impredecibilidad. No se en quien me puedo convertir mañana , diría Hannah Arendt. Yo veo esto un poco en las ambiguedades con la que juega Dorfman, por momentos no se sabe si el marido miente, si ella esta loca, y si Roberto es inocente o todo lo contrario, el marido siempre dice la verdad, ella a pesar de situación psicológica dice la verdad y Roberto es enteramente cualpable. Aun asi, ateniendonos tambien a estos hechos historicos tan tragicos (como tambien lo describe Viktor Frankl acerca de los campos de concentracion) nunca se sabía cómo uno terminaría actuando. Muchas veces los propios amigos o familiares eran parte de semejante agravio. Lo que queiro decir con esto es que los seres humanos al tener la particualaridad de decidir acerca de sus acciones tienen con ello una posibilidad de error y con ello de traer sufrimiento a los demas (es fácil ponernos en el lugar de la victima pero no actuamos en la vida también como victimarios?) Ahora bien, Los remedios ante estas imposibilidades, dice Hannah Arendt, son el perdón y la promesa, ambas albergadas por esta capacidad inherente al ser humano que es la memoria. “La naturaleza de la memoria consiste, en consecuencia, en trascender la experiencia presente y albergar el pasado, igual que la naturaleza del pasado del deseo es trascender el presente y extenderse hacia el futuro” por ello es que la facultad de exonerar el pecado a través del perdón y de comenzar de nuevo por la promesa (en vistas a el futuro), es posible. Los actos no se pueden borrar de la historia, pero el tiempo es reversible por el poder del recuerdo, el poder de traer al presente algo que al acontecer “ya no” es con miras a lo que “aún no es”. El más alto poder de comenzar es atributo exclusivo del ser humano individual, de su capacidad de poner en movimiento, a partir de su propia experiencia, la representación de lo ocurrido. En este caso, pareciera que el individuo, al margen de cualquier intervención externa, es capaz de dar un significado a las palabras y los hechos y resolverlos del mismo modo. Mas el perdón no es un acto que libera de las responsabilidades y las culpas por lo hecho, y no es posible en la presencia exclusiva del individuo. Alguien no puede perdonar ni ser perdonado, ni prometer ni esperar que se cumpla una promesa al interior de su propia existencia, porque en la medida en que sus actos fueron presenciados por otros, o cometidos en agravio de alguien más (en el ámbito de la fragilidad de las relaciones humanas)el perdón emana de fuera. Nadie puede perdonarse a sí mismo porque los hechos no le pertenecen absolutamente, y porque si lo hace se sitúa fuera del mundo. “El perdón y la promesa realizados en soledad o aislamiento carecen de realidad y no tienen otro significado que el de un papel desempeñado ante el yo de uno mismo” (Hannah Arendt)
    El perdón y la promesa son prueba suficiente del bien mas alto que poseemos como seres humanos (y que la democracia y nuestra sociedad moderna galardonea como valor erudito) este bien es: el reino de la libertad. Sin el perdón estaríamos condenados a la culpa original y sin la promesa no podríamos mantener nuestras identidades. Pero deberia la sociedad democratica preguntarse que tanto perdona y que tanto promete (y de aquello prometido cuanto se cumple, y de aquello perdonado cuanto se recuerda) empezando por sus entramados más básicos: familia, pareja, amigos…

    • Helene Grannes
      17/04/2016

      Muy interesante! Me ha costado un poco leerlo, y no se si lo entiendo del todo pero despierta preguntas. (Hanna Arendt es una persona fascinante.) Se oye en casos de crimenes y procesos judiciales, a familiares/victimas que perdonan al culpable aunque éste no lo ha pedido, y a veces nisiquiera lo quiere. Pero la familia/victima encuentra cierta paz con esta decisión y quizas les deja progresar en su duelo y hallar una manera de seguir sus vidas sin que el crimen sigua tocando cada faceta de sus vidas. Pero este acto de perdón no tiene ningún efecto sobre el culpable. En otros casos el culpable esta realmente arrepentido de lo que ha pasado, y sin embargo la familia/victima no tiene ni la mas mínima intención de perdonar nada. Me quedo siempre con la pregunta de si este enfado tan comprensible les va a hacer la vida mas difícil luego. ¿Pero quienes somos los demas para decidir la reacción emocional de ellos? ¿Cuando se puede decir ¡basta! al resentimiento, al estatus de víctima, que ya es hora de mirar para delante? Preguntas a las que no tengo respuestas muy claras….

  10. Anna Forsstrøm
    12/04/2016

    Lo que los personajes de La muerte y la doncella y de la vida de Bachelet tienen en común es que en realidad ninguna persona sabe exactamente qué ha pasado, quién ha violado quien y la tortura física y psíquica. Durante una época con mucha crueldad, crímenes y terror una persona puede ser torturado físicamente, pero también psicológicamente. Por ejemplo, aunque el carácter de Paulina ha side torturado físicamente, ella ha sufrido psicológicamente también. Se dice que el tiempo todo lo cura, pero las cicatrices mentales nunca desaparecen totalmente después muchos años sufriendo físicamente y psicológicamente.

    Escribir libros, poemas descriptivas y hacer arte en murales para reconstruir todas las historias de la gente desde esa época difícil es una manera de curarse sí mismo y además para curar toda la nación y todos los corazones heridos después de un periodo con mucha violencia. Documentar y describir el maltrato es una manera de vengarse en paz, porque muchos poetas durante el tiempo ha tenido su venganza en caso de documentar los crímenes en sus obras. Creo que las cicatrices curadas de la mente de una persona empiezan a sangrar por otra vez cuando las víctimas observan que los criminales no están encarcelados ni castigados por sus crímenes. La gente que ha sufrido tanto quiere justicia y quiere que los criminlaes sufren por sus acciones barbáricas.

    Mucha gente se expresa con la letra para obtener justicia y para contar su historia a las próximas generaciones para se previenen a esos crímenes ocurrirán más veces en el futuro.

    • Benedikte Lauritzen
      12/04/2016

      Me gusta mucho tu idea de que hacer ese libro de memoria puede ser también una manera de curarte a ti mismo. No sólo una manera de recordarlo y reconocerlo, que son los objetivos oficiales, pero también un proceso de aceptar y seguir viviendo. Pienso que escribir sobre lo occurido, o pintarlo, o hacer cualquier cosa artística – y tener la libertad he hacer estas cosas y mostrarlo al mundo – puede ayudar a la gente afectada más de lo que podemos imaginar.

    • Tine Sandersen
      12/04/2016

      Me gusta tu reflexión, Anna. Me parece muy interesante. Estoy acuerdo con tu descripción de Paulina y que ella sufrió físicamente algo que la hizo sufrir psicológicamente también. Ella seguramente va a tener problemas de lo que la pasó por el resto de su vida aunque en mi opinión ella parece como si estuviera mejor en el final de la obra. Todavía sufre en una forma, claro, pero me parece que ella en un momento experimentó un cambio de la mente en cuanto a lo que ella entiende que la venganza no es la manera de proceder para seguir en la vida, y así ella deja ir su torturador. Me encanta esta frase “Documentar y describir el maltrato es una manera de vengarse en paz”. Muy buen escrito. 🙂

    • Cecilia Aedo
      12/04/2016

      A mi también me gustaría que se hicieran más cosas con respecto a la dictadura, ya sean de forma artística o no. Para poner un ejemplo cercano, en Argentina existen las abuelas de la plaza de Mayo, y para poner un ejemplo del otro lado del mundo, en Japón existen museos y monumentos en las ciudades que fueron bombardeadas. Son cosas que ayudan a los propios ciudadanos del país a entender lo que pasó, e incita a gente de afuera para que también se interesen y aprendan sobre lo ocurrido.

      • Håvard Sand
        13/04/2016

        Fue mencionado en el blog, pero quiero dar más énfasis al museo que trata las violaciones de derechos humanos en Santiago. Es uno de los mejores museos que he visto. Es un ejemplo perfecto de que mencionás. Si estás en Santiago, debés ir a verlo. Fue una experiencia muy fuerte para mí.

    • ttn
      17/04/2016

      A mí también es imposible imaginar el estado de una persona después de expuesta a tantos tratamientos malos. Y así como tú, quiero creer que toda esa producción de documentación y arte sobre el tema tiene un efecto terapéutico para las víctimas. Pero una vez una amiga me contó que su madre, que fue prisionera de campo de concentración y ya vivía haya décadas en Suramérica, estuvo visitando su familia en Europa y que se quedó muy impresionada en ver que las personas insistían en hablar y cultivar el pasado, como se ellas no tuviesen seguido adelante con sus vidas.
      ¡Cada caso es un caso, claro! Pero, yo me recuerdo siempre de ese comentario.

    • Cecilia Mogollon
      24/04/2016

      Qué interesante tu comentario, Anna. Es verdad que la tortura psicológica es algo casi imposible de olvidar, y como lo dices tú : las cicatrices mentales nunca desaparecen totalmente. Al mismo tiempo, creo al igual que tu, que las plasmar y representar la realidad en libros, muros entre otros hace posible que la gente se pueda curarse o sanarse consigo mismo, y que sea un país o nación deje todo el odio, reconcor, heridas en el pasado y empezar a vivir una nueva etapa. También estoy de acuerdo contigo cuando dices que contar la historia es fundamental para que las nuevas generaciones nunca más permitan que ocurrán más crímenes de este tipo.

  11. Tine Sandersen
    12/04/2016

    En La muerte y la doncella los personajes son obligados a enfrentarse a la dificultad entre los conceptos de la justicia, el perdón, la memoria (el recuerdo) y el olvido. Es una obra muy importante que representa la dictadura de Chile, pero que también puede hacer referencias a otras dictaduras latinoamericanas y guerras en un nivel mundial donde ha ocurrido violencia, tortura y violaciones graves de los derechos humanos.

    En el tiempo después de haber sucedidos estos tipos de tragedias como en la dictadura chilena es muy importante que todos los detalles y especialmente la verdad de todo lo que ha pasado son presentados en público. Eso no, solamente, es importante para las víctimas como Paulina y la presidenta, Michelle Bachelet, que ambas han sentido unas de las atrocidades que vienen con una dictadura, apenas para toda la populación del país. En mi opinión, yo creo que es fundamental que todos saben lo que verdaderamente pasó para que pueden seguir adelante. No es olvidar, sino “aceptar” lo que está en el pasado para no continuar viviendo en una manera más odiosa, vengativa o posiblemente violenta en el futuro.

    Eso es el caso de Paulina, la carácter principal de La muerte y la doncella. Ella es una mujer traumatizada por las experiencias horribles que la pasaron durante la dictadura. Primero cuando está afrentada del hombre quien ella piensa es su torturador, inmediatamente quiere venganza y lo toma como un prisionero. Ella lo trato en una forma brutal y es como ella está continuando el círculo vicioso de la violación después de lo que pasó con si misma. Con tiempo ella entiende que no puede vivir una vida mejor si no elige de aceptar la confesión de su torturador y ella lo deja ir.

    También puedo imaginar que Michelle Bachelet, que asistió su madre sufrir de tortura durante la dictadura cuando ella aún era joven, en un punto de la vida quería venganza como Paulina, pero ella entendió que violencia no es el camino.

    Para generar justicia a lo largo de las generaciones pienso que es importante que este tema tiene un gran enfoque en la escuela y que hay libros críticos que representan al tema en una forma informativa y verdadera. Publicar biografías y diarios escritos de esa temporada son otras opciones. También hacer exposiciones diferentes en museos como lo que hicieron en la Museo de la Memoria son alternativas buenas para recordar y aprestar atención al tema.

    Me encanta el concepto del Museo de la Memoria y la idea de unir el pasado con el presente en una manera artística. Me parece una forma buena y respetable para además presentar una memoria muy dura como esa en la historia de Chile. Lo que hacen el colectivo Victoria también me parece interesante. Me gusta las obras que muestran en el video.

    • Frida Heggelund
      13/04/2016

      Me gusta mucho lo que dices sobre la manera de obtener justicia por generaciones tras libros en la escuela. Lo que puede ser difícil establecer es la verdad pero es un trabajo que se debe intentar a realizar. Si quieren establecer la verdad, deben hacerlo poco tiempo después del fin de la dictadura, pero en ese tiempo también va a estar muchos criminales en posiciones altas y eso obviamente puede causar problemas.

      • Tine Sandersen
        14/04/2016

        Gracias por tu comentario, Frida. Estoy de acuerdo contigo. También pienso que es importante que hacen algo poco tiempo después de la dictadura ha terminado, pero como tu lo dices, va a ser difícil, además necesario para el futuro del país y su gente. Lo mejor sería de tratar de eliminar esos criminales de sus posiciones y que ellos serían condenados por los crímenes que han cometido tan pronto como sea posible. Eso sería un escenario ideal aunque el proceso, infelizmente, es más complicado que eso. Muy difícil imaginarse a sí mismo en una situación como esa, ¿no?

  12. Frida Heggelund
    13/04/2016

    ¿Olvidar y seguir adelante o obtener justicia?

    Siempre va haber diferentes opiniones dentro de la sociedad sobre la pregunta de ¿cómo proceder después de una dictadura? Hay personas que han sido maltratas o/y violadas que no quieren hablar o pensar de eso y quieren seguir la vida como que si no pasó nada. En el otro lado hay las personas que quieren recordar lo que ha pasado y quieren justicia, como Paulina y Bachelet.

    Olvidar y seguir adelante es una opción muy fácil que seguro puede funcionar para algunas personas pero para las personas que tienen que enfrentarse con sus violadores va a ser muy difícil olvidar lo que pasó. A demás es muy difícil ver a esas personas libres en la calle viviendo sus vidas como que no hicieron nada. Eso puede causar una rabia muy grande como lo hizo a Paulina en la obra de teatro, la muerte y la doncella. Ella tenia un sueño de justicia y después de ver su violador no pudo esperar más, ella misma tenia que hacer algo. Lo que hizo Bachelet, el presidente de Chile, fue hacer que nadie se olvida de lo que pasó. Eso puede ser una forma de justicia, que confirmen que pasaron casas horribles durante la dictadura con muchas personas y no van a olvidarlo.

    Para que la sociedad puede seguir adelante y las personas dentro de ella puede vivir en paz, es importante resolver los problemas después de una dictadura. También es importante resolver los problemas para que la gente de una sociedad puede confiar en el gobierno y las autoridades. Sin confianza, ¿cómo puede funcionar una sociedad?

    • Patrick Konopski
      13/04/2016

      De acuerdo, para obtener una sociedad funcional es necesario que el publico puede confiar en el gobierno. Todo lo que escribes es cierto, en mi opinion, y una manera de resolver las dificultades podría ser apagar las focos al meollo del problema. Cuando se pone el atención a lo elemental, se puede trabajar hacia afuera y poco a poco llegar a una solución. Pero podrías contarme cómo piensas que, en la manera más fácil y pacíficamente, se resolverá esta problema y de nuevo obtener el confianza de la sociedad?

      • Frida Heggelund
        14/04/2016

        Para que la gente de una sociedad afectada por una dictadura va a llegar a tener confianza en su gobierno, hay que mostrar que toman serio lo que pasó. Por ejemplo tienen que buscar una forma de justicia con abrir investigaciones y dejar que le gente cuenta su historia. Abrir un museo como lo hicieron en Chile es una manera de mostrar que lo toman serio y que no van a olvidar lo que pasó.

        • Saul Cue
          27/04/2016

          Comparto tu opinión pero el compromiso va más allá de la apertura de museos, o debería ir más allá. Contentar a la ciudadanía con pequeños gestos puede no ser suficiente, especialmente cuando las demandas de justicia real son un clamor. En cualquier caso resulta evidente que el gobierno, sea del signo que sea, debe asumir la responsabilidad histórica y facilitar los medios para hacer justicia.

    • Øystein Gulbrandsen
      13/04/2016

      Las preguntas que haces me parecen muy interesantes. Es esencial que la gente tenga confianza en el gobierno, si no, la sosedad no funcionaría. Para comenzar, servir la justicia sería un buen primer paso para el gobierno, pero yo pienso que sólo el tiempo es el único remedio que pueda hacer que se confíe en el gobierno.

      La gente tiene que ver que el gobierno sigue las reglas y hace cosas que ayuden la populación. En América Latina, hemos visto muchas veces que un gobierno que no tiene la confianza de la gente será reemplazado. Opino que la estabilidad es la clave para ganar la confianza de la gente.

    • Felipe E. Sepulveda
      20/04/2016

      Yo te encuentro toda la razón de que hay algunas personas que en su tiempo fueron malos y que en la actualidad quieren parecer buenos, pero en la vida todo se paga. Puede llegar tarde pero su justicia llega, lo que pasó con Paulina y la presidenta Bachelet es un ejemplo claro se superación, pero que nunca van a poder olvidar el pasado. Actualmente en Chile existe la democracia y que afortunadamente se respeta la ley. Que trata de resolver en forma clara algunos problemas que existen en Chile.

  13. Charlotte Madeleine Olsen
    13/04/2016

    Despúes una trauma nacional, una guerra, una dictadura o un evento que ha causado una trauma nacional, siempre la cuestión es: Qué hacemos ahora?
    Se parece como no existe solo una respuesta a esta cuestión, ningún sabe exactamente que vamos a hacer ahora.
    Es mejor probar a olvidarlo, es mejor hablar sobre las cosas, es mejor hacer justicia – castigar los torturadores. Es lo más importante la gente en general, o es lo más importantes las víctimas, y quién son las víctimas? Todo la población o personas concretas?

    En la obra la muerte y la doncella, Gerrardo y Paulina tiene opiniones diferentes sobre lo que es correcto hacer ahora, Paulina no tiene confidencia en la justicia, en el gobierno, porque son las mismas personas que no hicieron nada duramente la dictadura para salvar la gente inocente.
    Gerrard en otro lado cree que es importante que prueben castigar las personas culpables.

    Bachelet tiene una experiencia muy personal, y ella ha utilizado su posición como presidente para crear atención sobre lo que ocurría, como el colectivo Victoria, en ambos casos quieren atención y piensen que la gente ha olvidado lo que ocurró más o menos, y utilizan efectos diferentes para crear un libro de memoria.

    Pienso que lo más dificil cuando crear un libro de memoria es respetar a todos, y para se puede respetar a todos creo que es importante hablar con gente con opiniones diferentes, escuchar a todos y probar quedan todos los deseos de la población.

    A mi es importante recordar lo que ha ocurrido en el pasado.
    Sin conocemiento del pasado, nos repetimos los errores en el presente.

    • Øystein Gulbrandsen
      13/04/2016

      ¡Bien escrito! Yo también pienso que sería bien hablar con grupos distintos para crear un imagen total de lo que pasó. Es posible que la experiencia de la dictadura cambiara mucho depende de con quien hablas. Donde viven y la vista de política tendrán un efecto en su experiencia. Cuando hayan establecido lo que pasó, es importante que hablen de lo que sucedió para que no pase otra vez. Supongo que es por esto que aprendemos de la Segunda guerra mundial en la escuela. – Aquí están los errores de vuestros antepasados, ¡no los repitáis!

    • Patrick Konopski
      14/04/2016

      ¡Me intriga mucho lo que has escrito!
      Para mí parece cómo lo que consideras más importante es recordar la historia. Esto es cierto, y como tú escribes en tu texto, si no recordamos los errores que hemos hecho nunca vamos a aprender nada, y sin duda retornar a hacerlos de nuevo. También escribes que piensas que lo más difícil será justificar a todos que sufrían, y que por eso sería necesario hablar con diferentes grupos con diferentes historias y perspectivas. El único problema que pueda presentarse será escribir un libro políticamente correcto donde todos se sentirán acreditados. Sin duda, no importa cómo escribas un libro tan importante que lo de que estamos hablando, ¡es cerca imposible complacer todos! Para realizar eso, los escritores tendrían que hacer una investigación meticulosa y buscar una manera de ponerlo en tinta que satisfaría todos. Un trabajo muy duro a ciencia cierta, pero con máximo esfuerzo, pienso que lo realizarían.

    • Kesia Hauklien
      15/04/2016

      Muy bien escrito! Yo también creo que lo más difícil cuando crear un libro de memoria es respetar a todos, porque todos tienen su propia historia y sus propias experiencias de lo que pasó, y por eso es difícil encontrar toda la verdad. Pero como dices, recordar es importante para que no olvidemos y se repita la historia en el presente.

    • Sigrid Teige
      17/04/2016

      ¡Re bien escrito! ¿Qué hacer después una dictadura? ¿Y que hacer después de haber sufrido algo así? Para mi lo mas importante es recordar lo que pasó, porque si no, ¿cómo van a evitar algo parecido? Entiendo que para unas personas capas es mejor olvidar, pero para la nación y también para el futuro lo más importante es recordar y enseñar gente sobre todo lo que sucedido.

  14. Tiril Evensen-Lie
    13/04/2016

    Rehacer la vida después de una dictadura no es fácil para nadie, pero en Chile es especialmente difícil para algunas. Allí muchas personas fueron víctimas de las torturas y desapariciones durante la dictadura. Lo más horrible de esto es que el culpable fue el gobierno, así que no se sabe exactamente lo que pasó como el gobierno ocultaba sus hechos. Por lo tanto, no es fácil encontrar y castigar a los criminales para obtener justicia.

    El personaje Paulina de la obra La muerte y la doncella y la presidenta actual del país, Michelle Bachelet, son dos personas que tienen que vivir al lado con los torturadores. Yo creo que eso puede ser lo más difícil para las victimas y sus parientes porque nunca puede sentirse seguro y siempre se tiene miedo de encontrar con ellos. Bachelet, por ejemplo, se cruzaba regularmente con el torturador de su madre en el ascensor.

    Otra perspectiva importante es que Paulina no tiene confianza en el nuevo gobierno, así que ella no cree que ahora con la democracia se puede obtener justicia y de esta manera mejorar la situación de las víctimas.

    La cuestión de como seguir viviendo después de una época muy dura es interesante y pienso que es una de las dificultadas más difíciles de resolver en las sociedades actuales. ¿Es mejor olvidarlo todo o es mejor recordar lo que pasó? En mi opinión es mejor recordarlo para que podamos evitar de que la historia se repite y para que tengamos la oportunidad de conseguir justicia. Además, me parece importante que no olvidemos lo que han sufrido las personas allí. Por lo tanto, pienso que la idea de hacer un “libro de memoria” es muy buena. El Museo de la Memoria que fue inaugurado en 2010 y el muro pintado en Victoria son dos diferentes maneras de hacer este libro, pero los dos son buenos. Lo importante es que la gente conoce a esta época.

    • Øystein Gulbrandsen
      13/04/2016

      ¡Tu texto es muy bien! Es importante que nos acuerde el pasado para que no se repita, y estos medios son buenos para conseguirlo. Para responder a tu pregunta, opino que una combinación entre olvidar y recordar es la mejor solución. Sería bien, en un ponto, dejar de hablar de la dictadura todo el tiempo para que la gente pueda avanzar en sus vidas, sin que ser recordado a lo que pasó e.g no será una fantasma que te sigue el resto de su vida.
      Pues, no quiero decir que no es importante recordar el pasado, pero vivir en el pasado, no resuelve nada. Pienso que el tiempo y un gobierno estable van a ayudar la socedad mucho.

    • Kesia Hauklien
      15/04/2016

      Me gusta mucho tu reflexión! Es muy cierto que rehacer la vida después de un incidente o un periodo terrible no es nada fácil. Especialmente cuando el responsable es el gobierno. También estoy de acuerdo contigo que lo más difícil de todo es que las víctimas tienen que vivir al lado con sus torturadores. La pregunta “Es mejor olvidarlo o recordarlo” es muy interesante. Realmente no se la respuesta, pero creo que lo más importante es intentar seguir adelante.

    • Caroline Ågnes
      17/04/2016

      Estoy completamente de acuerdo contigo. Lo más difícil para las víctimas no es tanto la memoria de la dictadura, sino el miedo de volver a encontrar sus torturadores en la vida cotidiana. En mi opinión, es muy importante encontrar maneras para poner en escrito lo que pasó para no olvidárselo, pero es igualmente importante ayudar a las víctimas para que no vivan cada día temiendo de ir afuera por las calles sólo porque hay la posibilidad de que vean de nuevo a los torturadores.

    • Sigrid Teige
      17/04/2016

      Es una pregunta difícil que preguntas. Es mejor olvidar o recordar lo que paso para las víctimas? Capas unas tienen graves traumas de todo lo que ocurrió, capas es mejor para unos individuales olvidar. Pero en la perspectiva amplia creo que es mejor recordar todo. Si no, ¿cómo pueden evitar que algo parecido pasa de nuevo?

  15. Patrick Konopski
    13/04/2016

    En “La muerte y la doncella” se ve que Paulina no confía en el gobierno. Ella ha sufrido tortura cómo una consecuencia directa de la dictadura, y no puede quedar muda sobre las injusticias ejecutados por el gobierno.

    Lo que podría convertirse en un problema después de una dictadura es el hecho que alguien desea conseguir justicia, mientras otras desean olvidar la injusticia que les puso el gobierno y déjalo todo en el pasado. Ambos deseos son diferentes maneras de mecanismos defensivos contra memorias malas. Unos intentan a esconderlas, otros a cogerlas y superarlas.
    De todas formas, sería difícil procesar aquellos culpables por las crímenes siguiendo una dictadura. Mi padre está un ejemplo vivo de carne y hueso de esto. Él fue un refugiado político, y escapó a Noruega de Polonia. Mi padre me ha contado historias sobre lo que se pasó durante el comunismo, y que realmente hizo el gobierno para callar los que querían descubrir la verdad. El problema surgiré cuando se había aclarado que el gobierno totalmente negaba por la existencia de los desapariciones, las torturas, la censura y las injusticias desempeñados a la gente, porque la tribunal de justicia habría negado todas las acusaciones. La gente, cegaba por el gobierno y la tribunal de justicia, no sabía casi nada sobre lo que pasó delante de sus narices. El gobierno había hecho todas ajenas. Hoy día, todo se ha sido claro, y los responsables por la injusticia han estado procesados. Por eso, pienso que para realizar una forma de justicia además de sacar a la luz la verdad, sería necesario inducir un convención similar a la Convención de Ginebra donde se expone los violadores y se aclara que las víctimas tienen el derecho de una forma de rectitud. Esa rectitud podría venir en forma de conocimiento, donde se asegura de que todos saben la verdad y lo que pasó.

    • Frida Heggelund
      13/04/2016

      Estas hablando sobre inducir una convención como la de Genebra, y espero que quiere ponerle en Sur América? Me encanta esa idea y creo que puede ser muy bien! Si una convención tiene mandatos de todos los países en Sur América (y quizás central América también) podían investigar varias dictaduras y encontrar justicia. Lo que a mi me fascina es que no existe todavía.

    • Tamara Dumic
      16/04/2016

      Su desconfianza en el gobierno me parece totalmente justificada. Viviendo en un país con el gobierno corrupto, uno fácilmente pierde la fe en la justicia. Tienes razón, hay gente que le gustaría olvidarlo de una vez por todas, pero existen también los que piensan como Paulina, los que no pueden vivir tranquilamente si la persona que les causó tanto sufrimiento no sea castigada. Pero no le quedan muchas alternativas, ¿no? Se trata de perdonar, si el perdón te daría un alivio, o vengarte, si la venganza te daría una satisfacción y un sentido de igualdad. No creo que una manera es mejor o más correcta que la otra, sino que depende mucho de la naturaleza de la víctima. En ambos casos creo que la persona, dependiendo de la personalidad, pueda continuar con su vida.

      • Tamara Dumic
        16/04/2016

        ¿Me aclararías esta oracion : “El gobierno había hecho todas ajenas.” ? ¿A que te refieres exactamente? Me inspiró a escribir algo, pero como no estaba completamente segura de que la he entendido, no he escrito nada 🙂

  16. Elise Hammari
    13/04/2016

    Sin algún sentimiento de seguridad no creo que ningún sociedad puede recuperarse de una dictadura y desarrollarse de buena manera… Me parece que lo que buscan todos es una forma de sentirse seguros y tener confianza de nuevo, y para hacer eso necesitan que todos saben la verdad. No quieren olvidar. Como Paulina y Gerardo, Bachelet, y el colectivo Victoria – todos quieren contar la historia y están buscando la justicia – pero se encuentran con gente y realidades feas en este camino. Paulina por ejemplo quiere obtener justicia de cualquier modo, y ella está abierta al idea de matar a alguien si sea necesario, pero también soporta a Gerardo en su trabajo. La presidenta Bachelet intenta de mejorar un sistema rota desde adentro, y trabaja para lograr un estado y una sociedad que nunca olvida lo que ocurrió. Yo diría que Bachelet también muestra a ambas las víctimas y sus familias que uno puede y debe seguir aunque puede ser muy duro. El colectivo Victoria me parece tratar de ayudar a la gente recordarse de su historia, y mostrarles que ha pasado, pero su forma de expresarse no siempre ha sido legal. Murales son buenas maneras de contar historias porque expresan mucho para aquellos que no saben leer, pero a mucha gente no lo vean como arte, sino vandalismo.

    ¿Entonces cuál será “la dificultad más difícil”? Yo creo que lo de la confianza aún es la dificultad más difícil en sociedades actuales. Si no se puede confiar en su estado y las instituciones que deben cuidar a su gente, ¿cómo se puede reconstruir una sociedad justa y segura? Si alguien te robe, si tu hermana sea violada, si tu hermano desaparezca, ¿que harás? Opino que Paulina expresa muy bien este problemo en “La muerte y la doncella”. Si no puedas confiar en la policía, ¿cómo solucionarás la situación? Y cuando la dictadura se ha terminado, no se puede confiar en la policía si nunca ningunos de ellos fueron llevados a tribunales de justicia que de verdad lucharon por justicia y no fueron corruptos. En un mundo donde todos pueden ser culpables no se puede seguir como nada ha pasado. Nunca se confía en nadie de nuevo…

    ¿Cómo se genera justicia y cuenta la historia entonces? Según Gerardo, hay que hacer investigaciones y después publicar un libro. Paulina demanda que también los culpables sean castigados (y estoy totalmente con ella). Colectivo Victoria quieren asegurar que toda la gente conoce su historia a través de arte y murales, como alternativo a los libros, y la presidenta ha abierto un museo de la memoria mientras que trabaja dentro de las instituciones que tratan de guardar y contar esa historia. Yo creo que igual importante como recordar es juzgar a los responsables. Para todos los que han sobrevivido algo tan feo como la dictadura en Chile me imagino que ver a los responsables ser juzgados es central para poder seguir. Es la única manera justa de encontrar un sentimiento de justicia.

    • Juan Villmo
      14/04/2016

      Tus reflexiones son muy claras y yo estoy de acuerdo con muchas de tus palabras. Sin embargo, al fin decís que es igual importante juzgar a los responsables, y esto me parece difícil a mí. Cuando hay tantas personas que han realizado los actos de los que hablamos, a nivel institucional, juzgarlas es muy muy difícil, casi imposible, me parece. Sin embargo, no estoy diciendo que estas personas no merecen una forma de castigo, pero me parece difícil realizarlo.

      • Håvard Sand
        14/04/2016

        También hay problemas conectados con la cadena de mando (¿line of command?), cuando el militare sea responsable por un delito. Las personas que dan las ordenes no son las mismas personas que las ejecutan. Entonces, ¿quién van a ser responsables? En muchos casos, ellos que hicieron los delitos no tuvieron opciones.

        • Mauro Candiago
          14/04/2016

          Hay un libro que se llama “the road to Nuremberg” donde se habla de cuestiones similares. Una frase que me llamó la atención fue la de Eisenhower, cuando era comandante de las tropas aliadas, y hablaba sobre la obediencia: él decía que la obediencia a las órdenes de guerra tenían que ser absolutas e incondicionales y que ni por un segundo él hubiese tolerado un acto de desobediencia o insubordinación. Cuantas contradicciones se produjeron en el proceso pero claro, USA y compañeros habían recién ganado la guerra y por eso pudieron decidir “las reglas del juego”.

    • Bob Dylan
      15/04/2016

      Es interesante que tu veas los paralelos entre los carácteres de “La Muerte y la Doncella”, la situación de Bachelet, y la situación para los artistas del colectivo Victoria.

      Estoy de acuerdo de que un libro sobre lo que pasaba no es suficiente. También hay que juzgar a los que cometieron estos crimenes.

    • Guro Nystad
      16/04/2016

      A mi me parece muy interesante lo que has escrito sobre la falta de confianza. Eso es lo que exactamente hace que una democracia sea muy débil. Si los ciudadanos en un país tienen poca confianza en que sus demandas sean oídos por el sistema estatal y sus representantes, esta falta de confianza puede conventirse en una falta de confianza entre los cuidadanos mismos. El éxito del modelo nórdico que conocemos nosotros puede ser explicado por la alta confianza que hay entre el pueblo y los dirigentes de estos países. Es cierto que los delitos cometidos por el estado chileno bajo Pinochet han creado una desconfianza en el sistema estatal. Yo creo que también se puede notar el sistema económico injusto, ya que la desigualdad y la desconfianza van mano en mano.

    • simonfaa
      18/04/2016

      Has escrito un buen texto con reflexiones muy claras. Estoy de acuerdo en que los responsables deben ser juzgados. Si no traeríamos deshonra a ambos los leyes de aquel país y a los derechos humanos. Sin embargo, algunas veces los responsables son demasiados y sus crímenes tan graves que tuviéramos que encarcelar la mitad de la población. Un buen (o horrible) ejemplo es el genocidio de Ruanda. ¿Cuáles medidas tomarías si la situación de Chile fuera así?

  17. Irene
    13/04/2016

    La muerte y la doncella es una obra que no sólo trata de todas las injusticias y maldades durante la dictadura de Pinochet, sino también, o incluso todavía más, sobre la transición a la democracia. Aunque esta historia tiene que ver con Chile, las dificultades que se encuentra entre los personajes, en mi opinión, son dificultades internacionales. Dificultades que se puede encontrar en otros conflictos, por ejemplo las dificultades que también se podía encontrar después de la segunda guerra mundial. Los judíos que habían sobrevivido la guerra, igual volvían a sus casas y tenían que seguir sus vidas normales, conscientes de que el vecino con quien se cruzaban todas las mañanas era la misma persona que les había entregado a las autoridades durante la guerra.

    Para mí es muy importante recordar el pasado. Recordar las vidas de nuestros padres y nuestros abuelos. Y no sólo es importante que recordemos el pasado como individuos. Es importante que lo recordemos juntos. Para crear la comunidad es necesario tener partes que nos unan. Este tipo de tragedia es parte de la historia de un país entero. Debe ser parte de la memoria de todos, no sólo algunos. Para aprender.. para que no se repita la historia..

    Creo que los pensamientos y las opiniones de Gerardo en La muerte y la doncella son muy parecidas a las mencionadas. Al mismo tiempo es muy fácil entender la frustración de Paulina. Es fácil comprender que una persona que ha vivido maldades e injusticias como estas, no sólo quiera recordar, perdonar y seguir adelante. Las personas quieren justicia o incluso, muchas veces, venganza.
    Pero al final, alguien tiene que decidir si lo más importante es justicia o poder avanzar como sociedad y como democracia. Al menos si resulta imposible conseguir las dos cosas a la vez. Como dice Jorge Saavedra en el vídeo, con la memoria se puede demostrar que el país y la población sí ha luchado, sí se ha organizado. Recordando esto demuestran que la transformación es posible. Lo malo del pasado se puede usar para mejorar y cambiar.

    • Juan Villmo
      14/04/2016

      Ah, que bien, Irene. Me interesa tu comparación con la segunda guerra mundial, y pienso que si, hay muchas similaridades, pero aún es deferente por el alcance de la guerra. Fue un genocidio en el que aldrededor de la mitad de los judíos fueron matados. Sin embargo, tu punto de que algunos tenían que volver a sus casas recordando los vecinos que no sobrevivían, diría yo, es muy interesante, porque me parece que eso ha podido la realidad para tantos chilenos. Se habla de culpa del sobreviviente, y me parece que es muy actual en este discurso.

    • Tine Sandersen
      14/04/2016

      Me gusta mucho tu reflexión, Irene. En mi opinión tienes toda la razón y estás expresando unas de las ideas que yo quiero expresar con mi texto también. Como tú, pienso que es importante recordar el pasado, aceptar lo que pasó y tratar de seguir adelante en una manera unida. Las personas quieren justicia y a veces venganza (como en el caso de Paulina), pero para avanzar como sociedad y como democracia no es posible continuar este circulo de venganza con más violencia. Es necesario que una de las partes dice que ya es suficiente. La memoria, también honorar los que lucharon contra la dictadura y seguir luchando juntos por un país mejor son opciones mejores para que la gente puede lograr venganza más pacíficamente. Con más violencia, viene aún más violencia.

    • Kesia Hauklien
      15/04/2016

      Muy bien escrito! Estoy de acuerdo contigo y con la comparación a los judíos que sobrevivieron la segunda guerra mundial porque, como dices, ellos volvían a sus casas sabiendo que fue su vecino que les había entregado. Qué crees que pensaban las personas que volvieron?
      También creo que es muy importante no olvidar. Si se olvide, la historia se pueda repitir, y eso no lo queremos.

    • Maria Luz
      17/04/2016

      Me gusto mucho tu relfexión. Especialmente cuando te referís a recordar pero no sólo como individuos sino como comunidad. Creo que este es un valor importantisimo y además es capaz de unir a las personas. Es decir, unir no sólo a traves de los “momentos felices” pero sino también unir en el “dolor”. Esto es parte de nuestra naturaleza humana que nos ayuda a perdonarnos en comunidad. En Argentina (mi pais) han ocurrido ultimamente muchos casos de muertes, asesinatos, violaciones y demás. Algunas veces era difícil saber que habia pasado entre tantos meollos políticos y demás. Pero recuerdo cuando le paso algo a una chica en la ciudad en la que yo vivía. Todos los vecinos se juntarona apoyar a su familia. (se hicieron marchas y otro tipo de pedids de justicia) pero yo creo que esa forma de acompañarnos en comunidad fue muy importante. Eso tambien es parte de nuestro ser-político, para hacer justicia también es necesario preocuparse, salir de uno y saber que nos pasa como comunidad.

  18. Juan Villmo
    14/04/2016

    Una de las dificultades al tratar un tema tan importante es que, en muchos casos, no se sabe lo que occurió, porque en los dias de la dictadura no se admitía que hubo desapariciones y asesinatos. También es difícil porque hay mucha gente que ha perdido personas que eran muy importantes en sus vidas, sin nunca haber encontrado una repuesta del destino de sus queridos. Entonces muchas personas nunca han encontrado los cuerpos de los matados y, consecuentemente, nunca ha habido un entierro en el que podían despedir de los muertos.

    Un otro pensamiento mío es, ¿como será la justicia?, y ¿quien la decide? Yo pienso que es absolutamente importante que no se olvide lo que pasó, del respeto de los muertos, y para que algo similar no pase nunca. Como dicen en Argentina, un país también embrujado por un dictadura en el que hubo muchísimas desapariciones: ”Nunca más”.

    A mí me parece difícil resolver estos problemas porque las personas malas fueron tantas, y los hechos de la dictadura se pasaban dentro de un gran sistema, en diferentes niveles. Es difícil comprenderlo, pero tantas personas debían de realizar los deseos de la dictadura que, para tener justicia para todos, el proceso de enjuiciamiento tendría que ser muy compresivo.

    Pienso que hacer murales, como en Victoria, es una buena manera de recordar el pasado y también a los ”desaparecidos”. Son recordados ”permanentes” que ve la gente todos los dias. Se dice que una imágen vale más que mil palabras. Yo estoy de acuerdo.

    • Fernanda Wilhelmsen
      14/04/2016

      Es cierto, hay familias que nunca supieron de sus seres queridos, padres que fueron sacados de sus casas y nunca más regresaron. Después de la dictadura se encontraron fosas comunes donde habían decenas de cuerpos que nunca supieron de quienes eran. Entonces como tu dices, no hubo una despedida. Esta tragedia conmueve al mundo y de acuerdo contigo, plasmado en la historia no hace ser fuertes para nunca más aceptar abusos como estos.

    • Guro Nystad
      17/04/2016

      Me parece muy interesante lo que escribes sobre los desapariciones. Es cierto que todavía son muchos los desaparecidos, algo que nos cuenta el grupo Manu Chao de una manera irónica cuando dice que “cuando llega ya se ha ido”, como si están de viaje y aún no han regresado.

      En muchos de los casos que investigaban la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación entre 1990-1991 no podrían encontrar los cuerpos de las víctimas por la falta de evidencia y la falta de testigos que en muchos casos fueron matados también o difíciles de localizar después de hace tanto tiempo. Debe ser muy doloroso para los amigos y las familias que todavía no saben que pasó con sus seres queridos. Desde el lado del régimen militar llamarlos “desaparecidos” era una renuncia total de su responsabilidad.

    • Tika Sofia
      19/04/2016

      Tus preguntas ¿como será la justicia?, y ¿quien la decide?, son interrogantes que yo también me he preguntado escribiendo mi reflexión. Yo no creo que hay una definición general que puede responderlos; Paulina por ejemplo busca una justicia que es la confesión de su torturador, mientras su marido Gerardo busca justicia dentro del sistema juridicial. Y otros, quizás, desean una justicia como la frase de la biblia dice “ojo por ojo, y diente por diente”. Por eso pienso que es difícil encontrar una respuesta a esas preguntas que será la correcta para todos.

  19. Ingerid Grønnevik Flåskjer
    14/04/2016

    Las personajes de «La muerte y la doncella», Bachelet y los habitantes de Victoria todos son sobrevivientes de una dictadura. Viven en una sociedad que ha sido una dictadura, pero que ahora es una democracia. Esta situación puede ser la base de muchos problemas difíciles para los sobrevivientes que intentan obtener una vida normal. Me imagino que las víctimas de la tortura, como por ejemplo Paulina en La muerte y la doncella, quieren conseguir justicia. ¿Pero qué significa justicia?

    Hay muchos desafíos para las víctimas de una dictadura. En primer lugar, tienen que continuar viviendo en la misma sociedad con los que formaban parte de la dictadura. Solamente puedo imaginarme la inseguridad que esto puede causar. Además, es difícil obtener justicia cuando el gobierno fue el culpable. Tienen que continuar la vida en la misma sociedad que sus torturadores. Me parece que esto es una desafío grande, y que el sentimiento de injusticia es fuerte en sus vidas. Los que formaban parte de la dictadura pueden continuar sus vidas como si nada hubiera pasado, aunque hicieran cosas horribles. Esto da otra dilema: ¿Cuál es la mejor alternativa, olvidar y continuar la vida, o recordar lo que pasó? Yo creo que lo mejor es recordar lo que pasó, aunque es difícil. Primero, para evitar que lo mismo no vuelva a ocurrir otra vez. Pero también porque va a ser difícil que las víctimas continúen con sus vidas si la sociedad no reconoce los crímenes.

    Me parece que es importante que la sociedad reconozca y hable sobre lo que pasó. Como han hecho en la ciudad de Victoria, donde han pintado los muros con la historia de la dictadura. Es una acción fuerte y bonita al mismo tiempo, y muestra que no se van a olvidar. Quizás esto puede ayudar a las víctimas, para continuar con sus vidas, saber que tienen el apoyo de la sociedad. También hay otras maneras, como crear un libro de memoria. Puede ser a través de arte, una canción, un libro que cuente lo que pasó, o quizás un museo. Sin embargo, lo importante es recordar la historia, con respeto a los que sufrieron durante la dictadura.

    • Anne Utgård
      15/04/2016

      Estas son buenas reflexiones! Me gusta que has visto el tema desde varios lados. Estoy de acuerdo que lo mejor es recordar lo que pasó, aunque puede ser difícil. La mayoría de estudiantes tienen las mismas conclusiones – es importante que los chilenos hablan sobre que ocurrió. Tengo una amiga que perdió a su madre hace 10 años. Ella se suicidó. Ella ha dicho que es importante que sus amigos y su familia hablan sobre el incidente, en lugar de olvidar.

    • Lena Kimmich
      17/04/2016

      A mí también me gusta el aspecto del “hablar sobre lo que pasó”. Reflexionar algo con palabras y expresar lo que se siente siempre es un paso muy importante en el proceso de asimilar malas experiencias del pasado. Y estas palabras, sea en una canción, en un poema, en un artículo…, pueden tener un valor inestimable, especialmente cuando se les abre al público y cuando se les preserva en el patrimonio cultural de una nación, como en el caso del “libro de la memoria” de Chile.

    • Sebastian Kestilæ Berg
      17/04/2016

      Compartimos muchas de sus pensamientos, Ingerid. Yo también creo que es importante mantener los recuerdos de la dictadura, y que Michelle Bachelet y la gente en la ciudad de Victoria solucionan esto en una buena manera. ¿Conoces a otros países donde algo similar ha ocurrido, y cómo la gente en estos países han manejado los situaciones similares?

  20. Mauro Candiago
    14/04/2016

    “El tiempo es el presente, y el lugar, un país que es probablemente Chile, aunque puede tratarse de cualquier país que acaba de salir de una dictadura”. Es con este apunte que Dorfmann quiere hablarnos en su obra de teatro sobre la dictadura en su país, pero mencionando que esto podría ser una historia que afecta todas la sociedades que han vivido durante una cualquier dictadura militar. Con Paulina, Gerardo y Roberto puedo identificar tres tipos diferentes de sociedad: la sociedad de Paulina, enojada y rabiosa que busca venganza cueste lo que cueste. Son esos hombres y mujeres que sufrieron directamente y que dificilmente podrán olvidar y perdonar. Gerardo personífica quién ha vivido bajo la dictadura pero sin haber sufrido un drama personal. Son personas que admiten la existencia de la dictadura y repudian todo lo que ha sucedido, exigiendo justicia para que atrocidades como esas jamás se vuelvan a cumplir. ¿Y quien es Roberto si no uno que representa a todos los que defendieron y aún defienden las acciones del regimen militar de Pinochet o de una cualquiera dictadura?
    Víctimas como Paulina son las más frágiles y vulnerables, las que debrían ser protegidas y ayudadas. Pero a veces tambíen la gente como Gerardo nunca podría entender plenamente las tragedias y las atrocidades que estas han sufrido. Todos pensamos que podemos comprender y conocer, pero en verdad no tenemos la más palida idea. Son personas que tendrán que vivir con los fantasmas del pasado para el resto de sus vidas. Muchos los juzgan no como víctimas, sino como amenazas para la sociedad. En todo esto creo que Michelle Bachelet representa un equilibrio. El símbolo que abraza y reconcilia las voces de los que han sufrido bajo la dictadura. Ella admite que recordar es difícil y duro pero necesario para que justicia nunca venga negada. Por eso es necesario que el estado siempre tome decisiones importantes para que se devuelva a la sociedad el respeto y los derechos por la cuales combatió y al mismo tiempo quiere invocar el perdón para todos aquellos que fueron cómplices de los horrores que se han cumplido. Porque esta será su mayor condena. El perdón de un pueblo que ama la libertad y la democracia y que bajo todas sus formas más maravillosas exprime la fuerza de sus ideas y opiniones con un libro, con una canción o imprimiendolo en una pared como quizo hacer la gente de La Victoria.

    • Ana María Martínez Núñez
      15/04/2016

      Es tan complejo todo esto, como bien expresas en tu texto. Las tres facciones de la sociedad que nunca podrán entenderse totalmente. Y nosotros que somos como Gerardo, pero todavía más ajenos, testigos en la distancia opinando con la información que nos llega.
      Al final de tu texto hablas de perdón para los cómplices de los horrores. ¿No es todavía más difícil perdonar cuando muchas de esas personas no han pedido ese perdón? Perdonar a quien no admite el daño causado requiere de una generosidad infinita. Ojalá la sociedad chilena encuentre el camino.

    • Helen Haanes
      15/04/2016

      Es muy claro tu análisis de las experiencias y papeles muy diferentes de Paulina, como víctima traumatizada, Gerardo, que ha vivido bajo la opresión de la dictadura sin experiencias de violación y Roberto, el violador. Además de no haber experimentado la tortura y la violencia, me parece que las actitudes de Gerardo también sean influenciadas por su su papel profesional, como líder de la Comisión. Ese papel parece muy difícil. Quiere revelar la verdad, pero si la Comisión no actúa con cuidado y dentro de límites muy estrechos y estrictos arriesgaría que el proceso de reconciliación fracase. Así las necesidades de Paulina no están de conformidad de las obligaciones de Gerardo. ¿Qué piensas tú sobre eso?

  21. Anne Utgård
    14/04/2016

    Los personajes de «La muerte y la doncella», Paulina y Gerardo, ambos quieren servir la justicia. Gerardo quiere hablar de la dictadura, a través de publicar un libro oficial, para no olvidar lo que pasó. La dictadura es una parte de la historia, y el libro hará que las historias no se olvidan. Paulina cree que no hay punto de escribir el libro cuando no pasa nada con los criminales. Ella no confía en los tribunales de justicia. Paulina fue una víctima. Tal vez ese es el problema; ella quiere transmitir a una vida pácifica, mientras que él quiere preservar la memoria de las víctimas. Es un problema complejo. La presidenta, Michelle Bachelet tiene que vivir su vida entre torturados y torturadores, mismo que Paulina, mientras otras personas no saben nada de la historia. Los jóvenes del colectivo Victoria también experimentan que los chilenos saben poco de la dictadura, y por lo tanto aparecen imágenes que representan la dictadura chilena. Creo que es importante hablar del tema. Es un parte de la historia, misma que por ejemplo la guerra, o el 22 de julio, es un parte de la historia de Noruega. No tenemos que olvidar la historia, por lo que no vuelva a ocurrir. Los libros, los museos y los murales son diferentes formas de recordar la historia chilena. Pero es importante para representar múltiples puntos de vistas. Toda la populación fue afectada, y todas tienen sus propias historias. Debe que respetar otros.

    • Fernanda Wilhelmsen
      14/04/2016

      Todos llegamos a la misma conclusión y como bien tu dices, la historia debe ser escrita para ser leída por otros, porque al final la verdad tiene que salir a flote. Si bien no compensa el dolor, hace bien sentirse comprendido. Sí, también como tu dices hay muchas personas que sufrieron y todos tienen su historia, cada una de ellas en particular al contar lo que pasó claman por justicia.

      • Anne Utgård
        15/04/2016

        De acuerdo! La mayoría tienen las mismas conclusiones:-)

    • Caroline Ågnes
      17/04/2016

      Sí es verdad, es muy importante que ponemos por escrito lo que pasó. Es claro que olvidarse completamente de un trauma, que haya ocurrido recientemente o no, es casi imposible. Sin embargo, el problema es que muchas veces las víctimas no quieren hablar sobre ese período de la dictadura, aunque se lo recuerdan muy bien. Por esto, como dices tú, es una buena idea tener museos o murales para recordar la historia, además de sólo libros.

    • Sebastian Kestilæ Berg
      17/04/2016

      Me gusta mucho tu comparación con que pasó en el 22 de julio 2011 aquí en Noruega. Aunque este día fue algo totalmente trágico que creaba luto en todo el país, la situación unía toda la gente que están de acuerdo que no se pueden olvidar esto. Nunca se debe dejar de hablar sobre lo que pasó, y creo que es lo mismo en los países post-dictatoriales.

    • Tika Sofia
      19/04/2016

      Estoy muy de acuerdo de que es importante hablar de lo que ha pasado. La dictadura en Chile es una trauma – no solo para ellos que han vivido durante la dictadura – pero es una trauma nacional que no se debe olvidar. Las consecuencias de no hablar abiertamente sobre lo que paso durante la dictadura de Pinochet puede ser muy peligrosos; porque si una nación no habla de su trauma es posible que se olvida de lo que paso, y la historia podrá de nuevo repetirse.

  22. Fernanda Wilhelmsen
    14/04/2016

    Los abusos, atropello a los derechos humanos que se mantuvieron en silencio durante los largos 17 años de dictadura en Chile, surgen como un tsunami desde el alma de las personas abusadas al término del régimen militar. Hay necesidad de contar lo que pasó, de que se haga justicia y de que los torturadores, asesinos reciban su castigo, pero esa necesidad no queda satisfecha, porque como bien lo expresa Paulina en la obra teatral, La muerte y la doncella, denunciar los crímenes a los tribunales de justicia los que nunca hicieron nada, ¿para qué?
    Su esposo Gerardo se refiere a escribir un libro donde quede escrito lo que pasó, para que Chile nunca más vuelva a vivir una situación de abuso a los derechos humanos.

    Con el paso de los años, en el 2004 se redacta un documento sobre tortura y se produce el procesamiento judicial de militares implicados en violaciones a los derechos humanos y es así como algunos torturadores y asesinos fueron juzgados y condenados a prisión por el abuso de poder, pero no todos, otros arrancaron fuera del país, otros fueron juzgados pero considerados inocentes y otros nunca fueron juzgados.

    El mismo General Pinochet en 1998 fue detenido en Londres por crímenes. Al regresar a Chile se enfrenta a una serie de querellas por violación a los derechos humanos, es desafuerado de la corte suprema y de justicia para su posterior procesamiento, pero es sobreseído temporalmente por razones de salud y luego muere sin pagar por sus injusticias; o sea nunca pagó por lo que hizo , y es aquí donde concuerdo en parte con Paulina porque de que sirve denunciar lo que pasó si es evidente que los malos no siempre pagan por lo que han hecho. Al igual que Paulina hay mucha gente que tiene hambre de justicia, que tiene dolor no solamente físico, si no también del alma por falta de justicia.

    Michel Bachelet inauguró el Museo de la Memoria en el año 2010. Gerardo dice que es bastante lo que se puede hacer al registrar lo que pasó; y los jóvenes de la Victoria lo dejan plasmado en las murallas, pinturas callejeras que relatan lo que se vivió en Chile ayudan a recordar lo que no se puede ni se debe olvidar, y ¿por qué? Para no aguantar mas abusos como este, para no sufrir más en silencio.
    Durante la dictadura no había libertad de expresión, pero hoy los hijos de aquellos que sufrieron se expresan y cuentan la historia, la verdadera historia uniendo así el pasado con el presente.
    En las sociedades actuales nos encontramos con algunas personas que teniendo el poder abusan de el y cometen injusticias, por otro lado los ofendidos tienen temor de hablar y no ser creídos.
    Para mi la libertad de expresión es clave para generar justicia y que cada institución pública cumpla con su labor para la cual fue creada. Libertad de expresión a través del arte, pintura, poesía, libros, etc, son lo que el pueblo necesita para enterarse delo que se vivió y de lo que realmente sucedió en Chile, porque los abusados pavimentaron con su sangre el camino hacia la libertad.

    • Ana María Martínez Núñez
      15/04/2016

      Como bien dices, la aplicación de la justicia en Chile por los crímenes de la dictadura deja mucho que desear, la mayoría ha salido impune, y es natural que las víctimas sientan el desaliento que expresa Paulina. Pero por otra parte hay que pensar cual es la alternativa: ¿tomar la justicia por tu mano? ¿Tirar la toalla?. Hay que ver las condenas que tuvieron lugar como un principio de algo, mejor una justicia mediocre que la ausencia de justicia, y por supuesto no dejar de luchar por ella, Ni conformarse, ni abandonar. Difícil, pero no hay otro camino.

    • Laura E. Ross
      16/04/2016

      A mi me gusta lo que has escrito, y estoy de acuerdo contigo. Pienso que tienes mucha información sobre el tema y explicas tus opiniones muy bien. Como has escrito; no todos los torturadores quienes abusaron a las víctimas fueron juzgados y no pueda entender como es justicia.
      Además, tus sugerencias para generar justicia son perfectas, especialmente la de “la libertad de expresión”. Creo que es importante que la gente sufriendo de los demonios del pasado puedan comentar y exigir la justicia.

  23. Guro Johnsen
    15/04/2016

    Hablar de Chile hay que tener en cuenta como está construida la sociedad chilena además la transición a tener democracia que todavía está en proceso. Es discutible si Chile ha llegado a ser un país democrático. El pueblo chileno votaron por Pinochet o por tener democracia aunque la mayoria votaron por democracia Pinochet recibió 45 % de los votos. Entonces Pinochet es visto como un salvador y la época de dictadura como una época politíca que salvó a Chile por muchos de los chilenos. Para ellos no es importante tener justicia ni saber la verdad sobre las víctimas y los muertos de la dictadura. La política chilena sigue el esquema de que implementaban Pinochet con la ayuda de Chicago Boys. Un país con mercado libre completo, la misma constitución de Pinochet, instituciones legales, sistema educativa, la policía y las fuerzas armadas.

    La sociedad chilena se describe como clasista constituyendo de clases sociales muy marcadas, y la dictadura afectaba y impactaba a las clases en maneras muy distintas. Entonces no se puede comparar la situación de Paulina y Bachelet a un lado con la situación de los habitantes de la toma Victoria al otro, no comparten la misma historia. Paulina y Bachelet representan a las víctimas de la clase alta y media, que por la primera vez en la historia chilena, eran reprimidas y víctimas de la violencia del estado. Paulina y Bachelet sufrieron y sobrevivieron tortura y violaciones, pero después eran parte de la clase donde la mayoria apoyaban a la dictadura y donde no se hablan de lo malo y horrible de la dictadura. Como presidenta Bachelet nunca ha hecho nada para esforzar el proceso de tener justicia, ni hablar mucho de la dictadura o cambiar la policía o las fuerzas armadas. También hay que saber que en este ambiente de la sociedad chilena hay personas que hablan muy claras de no les importa que pasaba con las víctimas, eran culpables y la violencia era parte de la guerra contra el comunismo. La obra La muerte y la doncella refleja la historia de la clase alta y media, pero no la historia de la clase baja, los pobres de Chile.

    La Victoria mostrada en el video es una de las tomas más famosas de Santiago, una toma es tierra occupada por gente pobre donde construyen su propio barrio. También dicen población, que es un barrio pobre, como villa en Argentina. Por los habitantes de la Victoria o Villa Francia, el estado chileno ha sido represido desde el primer día y hablamos de los años 50s. En estos barrios se han luchado por tener derechos civiles y humanos, por votar en elecciones, por ser parte de la sociedad chilena. Eran el foco de la resistencia contra la dictadura. Por ellos la violencia empezaba antes de la dictadura y continúa despues hasta hoy día así que su historia es diferente que la de las clases altas. Por muchos de ellos ahora Bachelet representa un estado reprimido, ella no representa la gente humilde de Chile.

    Cuando una sociedad tiene clases marcadas o grupos marcados, creo que es casi imposible tener justicia por las víctimas. Porque para tener justicia, hay que tener un acuerdo de quienes son los malos y quienes son las víctimas, sin ese acuerdo va a ser un proceso falso. Quizás sirva para algo, pero no justicia. Es difícil encontrar ejemplos de sociedades que resolvían una transición con un proceso de justicia por las victímas. Ademas las experencias de las víctimas son muy personales y en una manera íntima, es difícil explicar y hablar sobre tus traumas a personas que no han sufrido lo mismo. Las traumas son palabras para ellos, pero nunca pueden entender ni captar el horror de las víctimas. Las imagenes, los olores, los sonidos, el dolor. Es difícil entender y acceptar que todo esto era parte de la sociedad, organizado por el estado realizado por personas y afectado a personas.

    Creo que es necesario seguir trabajando con las traumas del pueblo en obras de teatro, películas, libros para compartir y dar conocimiento y educación. Eso puede resolver y dar justicia más que en un proceso falso de justicia porque tener conocimiento y información siempre es un enriquecimiento. Además el ser humano es capaz de sobrevivir casi todo lo incomprensible.

    • Ana María Martínez Núñez
      15/04/2016

      Muy interesante leerte, Guro. No se me había ocurrido pensar que las víctimas también están divididas, que existen clases sociales dentro de ellas. Creo entender que las víctimas de la clase alta sí que han sido reconocidas como tales por la sociedad chilena en general, pero no las víctimas de las clases humildes. ¿He entendido bien ?
      Estoy de acuerdo contigo en que no es solamente el proceso de la dictadura en sí, sino las profundas desigualdades en la población a lo largo de la historia y en la actualidad las que imposibilitan la aplicación de una justicia real. Pero hay que intentarlo ¿no?

      • Guro Johnsen
        17/04/2016

        Hay que intentar, si pero lo veo el proceso como algo muy difícil lograr. En muchos países han hecho comiciones de verdad, pero el trabajo no significa tener justicia porque en hecho no cambia mucho. Además muchas personas no quieren tener justicia ni saber. Soy un poco negativa, pero el humano ser no aprende y repite los errores del pasado.
        Por las clases humildes la situación todavía es una lucha de tener derechos y a muchos de ellos se enfrenten a una policía violenta y todavía son víctimas de desigualidades en la sociedad chilena. Las clases alta no, son protegidas dentro del sistema. Te recomendo ver las películas Machuca y NO. La primera trata de los meses antes la dictadura y la amistad entre dos niños de diferentes clases sociales y muestra bien la differencia entre clases sociales en Chile. La segunda trata de la campaña antes la elección en 1989 por continuar la dictadura o tener democracia.

    • Guro Nystad
      17/04/2016

      Es muy interesante leer lo que has escrito sobre los pobres en las villas chilenas. Es un grupo que ha sufrido mucho, al igual que otros grupos de pobres y indígenas en América Latina en general. Es cierto que una obra de teatro es un género donde muchas veces las clases bajas de la sociedad no están representadas. En esta obra tanto las protagonistas como el producente Ariel Dorfman mismo son representantes de las clases medias o altas en la sociedad Chilena.

      No es muy común que los medios de comunicación expresen los intereses de las clases bajas, tampoco es frecuente que alguien de una villa sea parte del sistema político. Si el objetivo es una sociedad democrática deben incluir a estas clases también.

  24. Ana María Martínez Núñez
    15/04/2016

    Cuando una sociedad atraviesa un periodo tan terrible como el que Chile sufrió en su dictadura siempre es increíblemente difícil afrontar la etapa posterior. Y por supuesto son las víctimas, como Bachelet, Paulina y los habitantes del barrio de la Victoria las están en la situación más difícil. Para que la sociedad avance se les pide que perdonen, incluso que olviden. Vuelven a ser víctimas de nuevo. A través de la Memoria Histórica se les ofrece reconocimiento, algo importante teniendo en cuenta que estas sociedades divididas una parte de la población niega los hechos, asegurando que no ocurrió como las víctimas cuentan, que la situación política justificaba lo que sucedió. Pero, como Paulina dice: “Recogen testimonios, ¿Y luego qué?”.
    Porque las víctimas necesitan también que se haga justicia. Que los responsables sean señalados y castigados, para tener la certeza de que viven en una democracia real, en una sociedad que no permite impunes violaciones de los derechos humanos. No puede esconderse la historia debajo de la alfombra, como si no hubiera existido.
    Lo difícil es encontrar un balance, que la lucha por el derecho a la justicia no se convierta en lo único, en una obsesión que impida superar el pasado. Las víctimas deben hacer un ejercicio inmenso de generosidad, que sólo es posible si toda la sociedad las reconoce como tales víctimas, les pide perdón y aplica justicia a los culpables.
    Para recuperar la memoria todos deben tener la palabra. En ese libro y esa historia deben estar todas las voces, aunque duelan. Ese es el reflejo más fiel de lo ocurrido. Que las generaciones venideras tengan acceso a todos los puntos de vista en un mismo lugar, para evitar informaciones parciales o sesgadas y comprender dentro de lo posible la complejidad de ese período, y así aprender a no repetirlo.

    • Tamara Dumic
      17/04/2016

      “Lo difícil es encontrar un balance, que la lucha por el derecho a la justicia no se convierta en lo único, en una obsesión que impida superar el pasado.”
      Con lo insuficiente que hace el gobierno chileno para compensar a las víctimas, me pareció esto un caso extremo y lejos de ser alcanzado. No lo he pensado de esta manera, pero concuerdo contigo. Puede ser que haya gente que dedicará demasiado tiempo a resolver los acontecimientos del pasado y no será consiente de que este enfoque pueda impedirles que sigan con sus vidas. Como dijiste, ese libro y muchas otras formas de no dejar la historia en el olvido, deberían servir sobre todo para que no se repite nunca más, debe representar un recordatorio con la intención de que las nuevas generaciones, como siempre ha sido, aprendan de los errores de sus predecesores.

  25. Kesia Hauklien
    15/04/2016

    Creo que lo que tienen en común Paulina de La muerte y la doncella, el discurso de Michelle Bichelet y las pinturas de Victoria es el busco de justicia y paz. Paulina quiere que su torturador sea captado y castigado por lo que ha hecho, y eso tiene que suceder para que ella puede seguir viviendo su vida en paz. También la vida de Bachelet muestra qué difícil es cuando torturados y torturadores viven en la misma sociedad y todos pretenden que la dictadura y lo de los desaparecidos nunca pasó. Paulina no confía en el tribunal o el gobierno porque cree que ellos niegan la verdad. En la Victoria han pintado los muros para el mundo se pueda recordarse de lo que pasó. Lo que quieren es que el mundo sepa la verdad, posiblemente para evitar que pase otra vez, y también para recordar y mostrar compasión y respeto a los víctimas y sus familiares. Creo que la dificultad que me parece más difícil de resolver en la sociedad actual puede ser encontrar lo que pasó realmente durante la dictadura porque la verdad puede variar, depende de con quien hables. Por eso, el libro debe contener más que un punto de vista, es decir, debe tener en cuenta todas las historias y experiencias diferentes que tienen los chilenos, porque estoy segura de que no son idénticas.

  26. Laura E. Ross
    15/04/2016

    La dificultad en “La muerte y la doncella” es que Paulina tiene que enfrentarse con uno de sus torturadores de la duración de la dictadura. Lo más difícil para Paulina, creo que es que durante la dictadura no había ningún justicia, y el gobierno negaba que existieran las torturas y las desaparaciones de la gente.
    En mí opinión la presidenta Michelle Bachelet es una mujer muy fuerte porque ella siempre tiene que estar rodeada de los torturadores. Cada día lucha por los derechos de los victímas y la justicia y también trabaja por un futuro mejor.
    Michele Bachelet y Paulina ambas tienen que confrontar a sus pasados y los demonios personalesy los parecen como luchas imposibles.
    Para el colectivo Victoria pienso que las dificultades son que la generación mayor no explica mucho ni comenta la atrocidad que les pasaban. Los jovenes no pueden imaginar todo que ocurría durante los años de la dictadura. Los muros están pintados para informar la gente quien no saben la verdad. Se dan la historia del país en imágenes.
    Lo más difícil de resolver creo que es el problema del silencio de los mayores, que “todo” quiere olvidar los años anterior. Es decir, los jovenes quieren recordar el valor de la gente quien luchaba contra la dictadura y también a le rinden homenaje.
    Creo que lo mejor para generar justicia habría sido si el gobierno admitirían las atrociedades que ocurrían durante los años peores. Si el gobierno no negara los problemas y dieran la verdad real a la gente, así que los victimas podrían superar sus miedos.

    • Caroline Ågnes
      17/04/2016

      Estoy de acuerdo contigo, la presidenta Bachelet es una persona muy fuerte. No puedo imaginar que estar constantemente rodeada por los torturadores pueda ser un trabajo fácil. Esto es especialmente considerando que es una víctima ella misma. Al mismo tiempo, no creo que Chile podría tener una presidenta mejor en este caso porque ella entiende perfectamente como se sienten las víctimas y por lo tanto está capaz de actuar de manera justa para por fin obtener justicia o paz. Pero el problema fundamental es, como dices tu, que la generación mayor a menudo prefiere estar en silencio y no hablar sobre lo que ocurrió.

  27. Håvard Sand
    15/04/2016

    El tema de reconciliación y perdón es un tema muy delicada y difícil, pero esencial para demasiados países hoy en día. El siglo próximo y el de hoy son llenos de guerras civiles y otros conflictos donde dos, o más, partes de la población cometió violaciones horribles uno contra el otro. Hay diferentes soluciones en cada caso, entre castigo a los violadores, hasta la solución que sólo consiste en compartir sus delitos a través de un comité de la verdad.

    Quizás lo más difícil para una sociedad después de un conflicto como lo en Chile es que vivir juntos, los violadores y las víctimas. Es algo que ambos los personajes de la obra de teatro y Michelle Bachelet tienen que soportar. Chile no tenía una transición a la democracia fácil. La caída de la junta de Pinochet todavía no es completa. Pinochet acabó de ser presidente en 1989, pero siguió como senador. El militare mantenía mucho poder además su constitución. Paso a paso los chilenos han luchado por justicia y por saber la verdad. Han tenido comisiones de reconciliación y verdad, luchas contra la amnistía que ha protegido el militare, y tribunales contra muchos violadores. Pero las soluciones institucionales no necesariamente puedan arreglar las heridas del pueblo.

    Cuando un país entero está puesto en una lucha donde cuantas personas están involucradas, no va a ser posible que castigar todos. La vida y el país tienen que seguir. Pero un error más profundo que puedan cometer es que olvidar su historia. Aunque sea doloroso es absolutamente necesario que conocer su historia, para evitar una repetición. Por eso la obra de los habitantes del pueblo es muy importante.

    • Anne Utgård
      15/04/2016

      Muy bien escrito! Me gusta que tú sabes mucho de la historia chilena, especialmente sobre el sistema político. Estoy acuerdo que las soluciones institucionales no necesariamente puedan arreglar las heridas del pueblo. Creo que es importante, como tu dices, que los chilenos no olvidan la historia, aunque puede ser difícil. Parece que la mayoría de los estudiantes tienen las mismas conclusiones.

    • Marcus Sjölander
      17/04/2016

      Yo tambíen estoy de opinion que lo más importante, y lo más duro, es promover la aceptación de los atrocidades que han ocurrido y trabajar para unir la gente, a pesar de ser víctima, violador o espectador. Para este, como dices, es vital que no olvidamos o censuramos información, aunque puede ser repugnante o doloroso. Dije que es difícil convencer algunas victímas a contar sus experiencias por miedo de poner confianza en la ‘justicia’ que les fallado en el pasado. ¿Que piensas es importante para restaurar esta confianza y relación positiva?

  28. Helen Haanes
    15/04/2016

    Pienso que uno de los problemas en el proceso de reconciliación puede ser el siguiente: Como dice Gerardo en ”La Muerte y la Doncella”, la Comisión Nacional de Verdad y reconciliación sólo investigó casos de muerte o con presunción de muerte. Las muchas personas que habían sido secuestradas, violadas y torturadas no tuvieron la oportunidad de revelar sus traumas al publico, así que sus experiencias traumáticas nunca fueron parte de la consciencia publica, o la memoria histórica. La evidencia de investigaciones en el ámbito de la Psicología implica que una mayoría de esas personas padecieron el TEPT (El trastorno por estrés postraumático). Para personas con TEPT, a causa de acontecimientos de guerra, el proceso de recuperación sea mucho más difícil, si no sean ayudados a levantarse de la humillación a través de un reconocimiento público, cuando sus experiencias traumáticas pasen a ser parte de la memoria histórica. El TEPT también pueda causar consecuencias negativas para la relación padres-hijo y el desarrollo de los niños de las víctimas. Así las heridas causadas por las violaciones puedan afectar también a la generación siguiente. Ese sea un problema en el nivel individual en cuanto a la salud psíquico de los sobrevivientes y sus familiares. Al otro lado, las opciones de la Comisión, en una fase muy frágil de la recuperación de la sociedad Chilena, eran muy limitados, come dice Gerardo.
    En esa manera las necesidades de las víctimas en el proceso de la reconciliación no están de conformidad con las precauciones que tengan que tomar las autoridades de justicia, cuando una sociedad dé los primeros pasos de la dictadura hasta la democracia.

  29. Bob Dylan
    15/04/2016

    El peor tipo de dolor no es el dolor físico. El peor tipo de dolor es el dolor psicológico. El saber que alguien te odia. El saber que hay alguien que piensa que mereces sentir el dolor.

    El arte en las paredes y las murallas es un buen modo de expresar los sentimientos que los víctimas no pueden explicar con palabras. Los idiomas siempre tienen sus límites. Hay sentimientos que no se puede explicar con palabras. Quizás el colectivo Victoria debiera añadir un poco de “expresionismo” en sus pinturas.

    Gerardo, el marido de Paulina en la obra del teatro “La Muerte y la Doncella” , tiene un poco de miedo de revelar todos los crímenes de Pinochet inmediatamente. Quiere impedir conflictos entre víctimas y perpetradores durante la transición hacia la democracia. Por eso Gerardo no esta tan preocupado por el hecho de que el tribunal podría ser inclinado a proteger algún perpetrador contra la justicia.

    Es interesante que en El Salvador, no quisieron revelar todos los crímenes de la dictadura salvadoreña, porque podría resultar en gritos de venganza, y un regreso a la guerra civil.

    La presidenta chilena, Michele Bachelet tuviera que tomar el ascensor regularmente con el torturador de su madre. Así la vida de Bachelet se relacionó con la historia moderna de El Salvador, y también con los caracteres de la obra teatral. Lo que Bachelet, los caracteres de Dorfman y los salvadoreños tienen en común, es que todos tenían que aprender a vivir en paz con los apoyadores de dictadores.

    ¿Hay otra opción para curar las heridas del país? Pues Michele Bachelet dijo brevemente:

    “De todo esto hablamos cuando decimos que la memoria permite que transitemos desde el dolor a la certeza del“nunca jamás”.

    Es la memoria la que ayuda a comprender el pasado pero buscando respuesta para entender cuánto de ese pasado nos interpela hoy. Como decía Paul Ricoeur: la memoria es la conciencia del pasado en nuestro presente.”

    “Sólo si somos capaces de comprender nuestra trayectoria en estos cuarenta años, podremos entender también la memoria como una lección que se aprende. Porque la memoria que permite ese aprendizaje es una prueba de vida.”

    Personalmente creo que las instituciones y grupos que tratan de curar las heridas del pasado deben desarrollar y ampliar esa idea. Parece que ni los caracteres de Ariel Dorfman ni los muralistas han pensado mucho en estas citaciones de la inauguración de Bachelet.

    • Maria Luz
      17/04/2016

      Bob, me parece muy interesante tu aporte. Aun asi me gustaria entender más la relación, para vos, entre el dolor físico y el psicológico. Te parece que es posible separarlos tan fácilmente? crees que la mente y el cuerpo no tienen una relación tan estrecha que podríamos incluso hasta hablar de un cuerpo viviente? Recuerdo una vez que discutíamos en una clase de filosofía acerca de la carne (en el sentido corporal de la palabra) y cuando hablamos de lo “sentí en carne propia” (en inglés esto resulta más fácil ya que se puede hablar de meat y flesh). Que te parece esta distinción?
      Creo que seria interesante preguntarnos esto ya que como vos muy bien decis es la memoria quien nos permitetraer el pasasdo al presente. La memoria, tiene algo de dolor físico tambien?
      Estas son preguntas que me surgieron de tu comentario (que me parecio muy interesante) y que me ayudan a seguir aprendiendo y preguntando.

  30. Lena Kimmich
    16/04/2016

    En un proceso de transición de una dictadura a una democracia, como en el caso de Chile, las grandes dificultades siempre consisten en revelar la verdad y generar justicia en un país donde la sociedad todavía no ha recuperado la confianza en las autoridades y estructuras pos-dictatoriales. Con esa situación se ve también enfrentado Paulina, la personaje principal de La muerte y la doncella, la cual busca justicia por haber sido torturado bajo el régimen chileno:

    „¿Los mismos tribunales que jamás intervinieron para salvar una vida en diecisiete años de dictadura?“

    Para poder vivir una „vida pacífica y respetuosa en comunidad“ para ella no es suficiente que solamente se escuche a los víctimas y a sus parientes sin que se castigue a aquellos torturadores que tienen sobre su conciencia el sufrimiento de miles de víctimas.

    Pero como generar justicia ante un conflicto tan complejo e opaco? 
Me parece que Paulina, sí, sabe muy bien que las estructuras jurídicas diversificadas de su tiempo no permiten tratar los crímenes de una manera transparente e exitosa.
    Yo comparto su opinión de que los torturadores deberían ser revelados y castigados para conseguir que las víctimas pueden volver a vivir una vida reconciliada y pacífica.
    En el caso de Chile vemos que este es un camino largo y duro donde todavía hay mucho que hacer.

    Desde mi punto de vista es importante „curar a las heridas“, es decir establecer una plataforma donde tanto los víctimas como los torturadores tengan la posibilidad de asimilar el pasado con el fin de revelar la verdad y generar un ambiente de justicia y confianza. Creo que lo más efectivo es hacer público lo que durante mucho tiempo ha sido escondido y negado. Tanto como en el ejemplo del mural, se podría ilustrar y representar el tema de la memoria histórica chilena mediante museos, exposiciones, programas de televisión o otros eventos públicos.

    No obstante, no creo que sea posible que las heridas desaparezcan. Siempre quedarán cicatrices que recuerdan a lo que pasó. Sin embargo estos cicatrices pueden tener un efecto de aprendizaje de tal forma que ayudan una nación a establecer estructuras estatales que no toleran que algo similar se repitiera.

  31. Cecilia Aedo
    17/04/2016

    Ambas mujeres intentan seguir una vida normal después de la dictadura, con los horribles recuerdos del pasado que nunca se irán realmente. Viven con el recuerdo de la crueldad e injusticia practicada por estos torturadores, cosa que yo creo que las va a seguir por siempre. Pero también existieron torturadores que lamentablemente sólo tenían que seguir las órdenes de sus superiores. Los más comunes fueron los llamados “pelados”, quienes fueron los jóvenes de 18 años que tenían que asistir al servicio militar justamente durante ese período de tiempo. Estos son los hombres que con el paso de los años no han podido más con la culpa y han confesado sus actos.

    Cada presidente que ha tomado el mando desde el término de la dictadura ha hecho algo con respecto a lo ocurrido durante el régimen militar. Por ejemplo, lo primero que se hizo, fue que se emitió el informe Retting, el cual ayudaría a aclarar de manera global sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura, con una recopilación de lo sucedido, abarcando fechas, nombres, edad y un resumen de lo ocurrido a las víctimas a lo largo de todo el país (si no me equivoco, este es el libro del cual habla Gerardo en “La muerte y la doncella”. El libro para el cual estará meses trabajando, recopilando información sobre lo sucedido). Luego de emitido este informe, el presidente pidió perdón en nombre de la nación entera a los familiares de las víctimas. Todo esto fue hecho con el fin de ayudar a la ciudadanía a reconciliarse. Luego, complementando esto, se crean mesas de diálogo para que las Fuerzas Armadas entregaran la información que tenían acerca del paradero de los detenidos desaparecidos, y al gobierno siguiente, se hizo entrega de una compensación a aproximadamente 30 mil víctimas de violaciones de los derechos humanos bajo el régimen militar. A pesar de todo esto, aún siguen libres muchos de los torturadores, y es una lástima que luego de todos los intentos realizados por volver a ser la sociedad que existía antes de la dictadura, todavía no sea posible de realizar.

  32. Marcus Sjölander
    17/04/2016

    A lo largo de la historia, ha sido casos de injusticia grave a causa de gobiernos egoístas y totalitarios que censuran la información y esconden sus acciones. Lo que ha ocurrido aquí en Chile durante el reinado de Pinochet, ha también ocurrido, y está todavía ocurriendo en países como Corea del Norte, donde el gobierno es un sistema de controlar y reprimir a la gente, más bien que proteger y ayudarla.
    Opino que ‘La Muerte y la doncella’ haya representado esta división entre el ‘sistema’ del gobierno y el apuro de las víctimas en una manera muy real. Paulina, que ha sufrido mucho por la mano de los torturadores de Pinochet, no puede estar de acuerdo con su marido Gerardo cuando él habla de justicia y la institución, porque para ella, ‘la institución’ solamente ha sido un agente de terror y opresión. Es una tarea muy dura abrir ti mismo a un nuevo gobierno que promete justicia, cuando el previo ha negado todo lo que ocurrió.
    Es lo mismo para Michelle Bachelet – ¿cómo puedes sentirte seguro cuando los torturadores que han destruido mucho de tu vida, están caminando por la calle como nada está mal? Es por esta razón que es tan importante ayudar a las víctimas y recordar sus experiencias y memorias. La gente debería saber lo que ha ocurrido, para no trivializar su sufrimiento, y para prevenir algo similar en el futuro.
    Creo que el método más efectivo para enseñar sobre la historia en general, pero especialmente sobre injusticias de guerra o la política, es a través de la enseñanza en las academias y los documentarios. Museos también son efectivos, pero es más importante educar la nueva generación del país – en una manera como fue hecho para la segunda guerra mundial. Es vital que las víctimas y los que sobrevivieron la dictadura cuenten sus historias para promover una sociedad donde la verdad es lo importante, y donde individuales puedan sentir que el país se preocupa por la gente.

    • Celine Andersen
      17/04/2016

      Estoy acuerdo contigo. Es muy importante que los estudiantes entiendan que han ocurrido acciones muy horribles en el pasado. Museos son efectivos sí, pero hay personas que no le gusta museos, y que no visitan museos. Los museos no son lo más interesante para algunas personas. Necesitan compartir la historia en lugares que hay más personas. Lo mas efectivo es enseñar sobre la historia en las escuelas en el país en las clases de historia. La historia es muy importante saber para evitar la posibilidad que va a ocurrir otra vez..

  33. ttn
    17/04/2016

    Una de las mayores dificultades que Paulina encuentra es probar y documentar su historia para Gerardo, su marido y representante del Estado chileno. Gerardo quiere hacer la cosa cierta, dentro de reglas, y por eso está limitado pelo campo de acción determinado por el protocolo de justicia; no sabe en qué creer, tienta proteger el médico. Paulina, que no confía en el gobierno, toma la justicia en sus propias manos y presiona al médico, también con violencia, a una confesión. Más al final, es mucho claro el efecto de alivio y libertad que la confesión final del médico proporciona a Paulina.
    Michelle Brachelet, que también tiene una vivencia personal de tortura y violencia en la época da dictadura, va a lidiar con esas cuestiones a nivel de colectivo, como presidente del país. Si haya una actitud de negación y de desconocimiento por parte de la populación acerca de la violencia que ha pasado, la inauguración del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos en 2010 encera definitivamente cualquier duda do que se pasó.
    A pesar de ser una experiencia muy intima y que las marcas que quedan varían de acuerdo con cada persona, quizá, así como se paso con Paulina, la transparencia en relación a los acontecimientos y la construcción del Memorial en homenaje a las víctimas de la dictadura de Pinochet tracen un sosiego y fuerzas a las personas que sufrieran tanta violencia – de forma que estas puedan seguir con sus vidas de forma maíz sana.
    En el video de Victoria se muestra como los murales y grafitis cuentan la historia a su propia populación y a las nuevas generaciones, así como refuerzan la idea que es posible la organización y la transformación de la sociedad tanto a nivel local y de América Latina. Ese aspecto muy importante de cómo la arte como consciente colectivo – sea en forma de arquitectura, exhibiciones, teatro, filmes, novelas e otros – también se aplica a el Museo de la Memoria de Chile. Pero aun es muy difícil hablar en democracia plena con tantas diferencias sociales.

  34. Celine Andersen
    17/04/2016

    Después de unas guerras y un período con dictadura las vidas de muchas personas son diferentes. Los sentimientos y pensamientos de estas personas pueden ser horrendos. No puedo imaginar los sentimientos de estas personas, porque nunca he vivido en una pais que tiene dictadura o una guerra civil. Las repercusiones después de un período con dictadura pueden ser que muchas personas tienen enfermedades mentales, porque los eventos que han ocurrido fueron muy desagradables y horribles para ellos.

    En el caso de “la muerte y la doncella”, Paulina es una persona que no puede justificar que es falso o correcto, porque ella es destruida por la dictadura que fue en su país. Ella era una prisionera y por eso tiene un tiempo con diferentes emociones, especialmente cuando conoce a este hombre que se piensa que la torturó. Ella nunca puede confiar de otras personas porque después de la dictadura es una persona diferente.

    La presidenta de Chile, Michelle Bachelet sabe estos sentimientos de las personas que fueron torturados durante la dictadura, porque tiene experiencia de tortura. Su padre fue torturado durante la dictadura. Por eso ella tiene la posibilidad de entender los sentimientos de las víctimas, porque ella también es una víctima de la tortura de la dictadura.

    Situaciones de cambia de dictadura a democracia siempre son bastante difíciles, porque hay dos “partes” de personas en el pais. Las que son víctimas, y las que son los violentos y seguidores de la dictadura. Se dividen en dos grupos, y por eso puede ser casi imposible tener justicia a las víctimas, porque hay diferentes opiniones de que ha ocurrido durante de la dictadura. No creo que sea posible justificar lo que ha pasado, pero es posible hablar y pensar de los sentimientos, también compartir los sentimientos que las víctimas tienen. Ahora Chile es un país con democracia y con una presidente que tiene experiencia que muchas personas no puedan imaginar. Creo que es una buena idea tener un libro o un museo de estas acciones de la historia de Chile, porque para ser más justos y mejores en los próximos años es muy importante saber mucha información de lo que ha ocurrido en el pasado para evitar que pasará otra vez en el futuro.

    • Victoria Stein
      17/04/2016

      Tus puntos son muy buenos. me gusto mucho lo que escribiste aquí; ” No puedo imaginar los sentimientos de estas personas, porque nunca he vivido en una pais que tiene dictadura o una guerra civil. ” Estoy de acuerdo, yo creo que es muy difícil entender los dificultades ellos han experimentado durante la dictadura.

  35. Helene Grannes
    17/04/2016

    Leyendo sobre la transición en Chile lo que me choca es el tiempo que ha tardado, o como dicen algunas voces: esta tardando en finalizar. Miré un poco lo que ocurrió en España para comparar los dos procesos, y lo que queda claro es que para conseguir empezar el cambio a una democracia habia que dejar a los integrantes de la dictadura seguir formando parte de las instituciones. Debido en gran parte a que controlaban las fuerzas armadas.
    Pinochet seguió recibiendo dieta y fuero parlamentaria el resto de su vida, y aunque el proceso judicial comenzo al final de su vida murió sin ser juzgado por nada. En España altos cargos del gobierno de Franco siguieron con influencia y participación en la nueva democracia.
    Asi que hasta se queda consolidada la democracia les toca a los torturados vivir al lado de sus tortuadores, como el caso de la presidenta Chilena. Los altos cargos que aprovecharon sus puestos para robar o matar siguen allí como si nada. Es un precio terrible pedir a las victimas. ¿Cómo se consigue reparar eso?
    Y cuando comienza el proceso de reparación, han pasado años. Paulina no esta del todo segura que tiene al hobre correcto enfrente suya. Nuestras memorias fallan, inventan detalles, rellenan huecos y se dejan influir por otros. Siendo del estado les fue facil deshacerse de pruebas de sus crimenes. Y en el caso de conseguir aportar pruebas contundentes, seran privados sus libertades y a pagar indemnizaciones. Porque la nueva democracia no vale para mucho si sigue en los pasos del gobierno anterior y les condena a algo similar a lo que hicieron.
    Para algunos supervivientes será suficiente que puedan contar sus experiencias. Otros encuentran un modo de trabajar el trauma en el arte. Algunos, como Paulina, nunca van a escuchar lo que quieren: que sus torturadores piden disculpas, desde un profundo sentimiento de arrepentiminto. A todos les tocará vivir al lado de personas que apoyaban y siguen apoyando a las ideas del viejo régimen. Y imponemos a las victimas romper la cadena de violencia y que encuentran un modo de convivir.
    Como entre las victimas hay tantas diferencias como su número, creo que es importante que el intento de reparacion toma el mayor variedad posible. Justicia significa algo distinto para cada persona, y algunos nunca van a sentir que se haya cumplido porque una democracia y un sistema judicial basado en las tradiciones (recientes) occidentales dejan un marco pequeño para lo que se puede hacer en cuanto a castigo. Pero si hay iniciativas estatales como museos y monumentos, disculpas formales por parte de las diferentes instituciones, espacios de expresión….las voces que durante tanto tiempo fueron calladas son escuchados, y queda la esperanza de que las nuevas generaciones aprenden algo de estas voces y evitan repetir los errores de sus antepasados.

  36. Caroline Ågnes
    17/04/2016

    Con respecto a la dictadura militar encabezada por el general Augusto Pinochet, podemos decir por cierto que más o menos 35 000 personas fueran torturadas y violadas en Chile durante los años 1974 – 1990. En realidad, sin embargo, más de eso es difícil contestar con cien por ciento de certeza. Esto es porque mucho de lo que aprendemos sobre lo que pasó durante ese período, puede fácilmente ser falso o sido subestimado por el gobierno, las fuerzas armadas o los torturadores. Justo por esta razón es importante que escuchemos la voz de las víctimas mismas, no sólo para aprender la verdad, sino también para ayudarnos a mirar hacia delante y no cometer los mismos errores de antes.

    Este idea de mirar hacia delante y obtener justicia para poder regresar a una vida pacífica y respetuosa, es un tema que nos presenta muy claramente Ariel Dorfman a través de su obra teatral “La muerte y la doncella”. Pero en realidad, ¿qué entendimos por justicia? En el caso de Paulina, al inicio, ella pudiera obtener justicia o por lo menos perdonar al torturador si simplemente le decía la verdad, si le miraba a la cara y confesara. El problema es que el torturador de Paulina, como la mayoría de los demás, nunca quería confesar. Así Paulina nunca recibe una reconciliación absoluta, y esta dificultad sigue siendo un problema también en las sociedades actuales. Esto es porque la importancia de pensar en actos concretos para dar justicia a la gente fue subestimado en el período de la dictadura y hoy en día parece ser una dificultad todavía. Bechelet, por ejemplo, encontró por casualidad su torturador mucho tiempo después de la dictadura. Esto nos muestra que, considerando que estos torturadores nunca fueron castigados por lo que hicieron, las víctimas todavía viven temiendo de encontrar los torturadores por la calle y con el constante miedo de ser retenidos o violados de nuevo.

    Lo que podría ayudar en esta situación podría ser la existencia de un sistema que ayuda a las víctimas a mirar hacia el futuro; por ejemplo grupos de apoyo donde las víctimas pueden hablar juntos sobre lo que pasó y donde se apoyan y consuelan unos a otros. Además, para crear el “libro de la memoria”, se podrían crear murales con imágenes o frases que capturan la esencia de la dictadura.

    • Marcus Sjölander
      17/04/2016

      Me gusta la idea de los grupos de apoyo – es indudablemente el caso que la violencia y maltratamiento que las víctimas han perdurado resultó en daño psicológico. Tenemos resultos empíricos que muestran que estos grupos de apoyo, como el AA para abusadores de alcohol, tenían un efecto muy positivo para sus miembros, y facilita reconciliación y la capacidad de seguir una vida más sana. íBien escrito!

      • Caroline Ågnes
        17/04/2016

        Si es verdad, puede ser que no les va a dar justicia pero por lo menos les va a ayudar mentalmente y psicológicamente como dices tu 🙂

    • Celine Andersen
      17/04/2016

      Estoy acuerdo contigo porque tu tienes una buena idea de un grupo de apoyo. Es muy importante que las personas puedan recibir ayuda para manejar sus sentimientos después de el período con dictadura y tortura. Es muy importante que las víctimas tengan el conocimiento que haya personas que tienen los mismos sentimientos y pensamientos de lo que ha ocurrido durante el período con tortura, y por eso un grupo de apoyo puede ser lo más bueno para ayudar las víctimas.

      • Victoria Stein
        17/04/2016

        Lo que dices son puntos buenos. Es una idea buena que las victimas pueden por lo menos tener la oportunidad de encontrarse en grupos y quizás recibir ayuda para lograr vivir con sus historias. Lo importante para mi es que las victimas no serán ” víctimas” por siempre, que al final pueden aceptar su historia y seguir su vida.

    • Anne Utgård
      17/04/2016

      Muy bien escrito, Caroline! Me gusta lo que dices en el primer párrafo – “es importante que escuchemos la voz de las víctimas mismas”. Lo que se ha dicho sobre la dictadura, no siempre es la verdad. También me gusta la idea de formar “grupos de apoyo” para las víctimas. Como tu dices, también creo que las víctimas todavía tienen miedo, a pesar de la dictadura ha terminado.

  37. Guro Nystad
    17/04/2016

    La protagonista en La muerte y la doncella Paulina y la presidenta actual en Chile Michelle Bachelet son víctimas, y es muy difícil superar la recuperación de la memoria para las víctimas. La obra del teatro muestra que muchos de los culpables todavía no han sido condenados por los delitos graves que comitieron bajo la dictadura y que siguen teniendo posiciones en el sistema estatal y los pocos que ya no están libres, disfruten de una vida muy cómoda en los cárceles.

    Paulina y Michelle Bachelet son dos víctimas que tienen distintos puntos de vista sobre el tema de la recuperación de la memoria, aunque tengan en común que son víctimas que se han encontrado con sus torturadores: Paulina se encuentra un día, en su casa con el médico que la torturó y Bachelet se encontraba con el torturador de su madre al tomar el ascensor de vez en cuando. La diferencia entre ellas es que quizás el ex agente del centro de detención Villa Grimaldi, Moren Brito, quien torturó a la presidenta se ha muerto, mientras que en el caso de Paulina está vivo y se encuentra en su casa.

    La pregunta impide que el objetivo de una transición es obtener una vida pacífica y respetuosa en comunidad, donde las víctimas viven y comparten la sociedad al lado de los perseguidores. La injusticia no necesariamente crea justicia, algo que se vee en el personaje de Paulina que quiere saber la verdad pero también vengarse de una manera.

    Entre las dificultades más difíciles de resolver en una sociedad como la de Chile es la certeza de que todavía, casi 50 % de la población está de acuerdo con la política que ejecutaba el Pinochet. Sus seguidores representan una gran parte de los políticos de derecha, y los demás (centro-izquierda) han hecho coalizaciones entre varios partidos políticos para evitar que los partidos de la derecha constituyen un gobierno. Para los votantes esto significa que no importa si votas por un partido u otro, como no haya ningún cambio real en la política. La sociedad como el sistema político es muy polarizada. La presidenta y su coalización han iniciado unas reformas sociales, pero la sociedad no ha cambiado demasiado, y sigue siendo polarizada. Ella, antes de ser presidente era ministra de defensa, lo que quiere decir que tuvo moderarse al trabajar al lado de los seguidores de Pinochet. Michelle Bachelet ponía en claro que Pinochet no mereció un funeral de estado, ni quería que se decretara duelo oficial. Su política social no es tan clara, supuestamente por los obstáculos que sus oponentes representan.

    Al tratar de curar el interior de cada ser humano que vivía durante esa época y obtener una forma de justicia, en mi opinión es casi imposible. Pueden vivir con las memorias, pero muchos de los involucrados están muertos o demasiados viejos para poder ser juzgados y sentenciados. Tampoco creo que sea sufficiente, cuando sabemos que muchos de los desaparecidos todavía no se han encontrado. Después de tanto sufrimiento, las familias merecen saber la verdad de como murieron y donde están los cuerpos de sus seres queridos y además, el mundo entero debe saber lo acaecido en el periodo de mandato de Augusto Pinochet.
    Bajo la dictadura. Los mapuches trataron de recuperar su tierra robada que tenían antes de que llegaron los españoles, pero resultó en que muchos fueron asesinados y encarcelados por lo que las cortes militares llamaban delitos, pero que solo era un reclamo legítimo por su tierra.

    Ninguno de los policías involucrados han sido condenados, aunque saben sus identidades. Las cortes militares los declaran innocentes por culpa de la constitución promulgada por Pinochet y que sigue protegida por la derecha en el sistema político y las fuerzas militares. En un país democrático sería imposible que los responsables de delitos tan graves pudieran caminar por las calles sin ser juzgados al amparo de las evidencias que existen.

    Al generar justicia a lo largo de las generaciones, falta aún mucho para encontrar la verdad acerca de lo que pasó, pero la obra ha mostrado que una confrontación entre la víctima y el victimario puede ser una manera de establecer la verdad y quizás pedir perdón a las victimas por parte del victimario. No quiero decir que haya una respuesta correcta para cada ser humano, pero que cada persona debe elegir la manera de seguir viviendo. Y que sea respetada por la decisión que ha tomado. A nivel estatal creo que una nueva generación pro- democrática puede alternar el sistema, pero poco a poco.

  38. Sebastian Kestilæ Berg
    17/04/2016

    El tiempo después una brutal dictadura como en Chile es muy difícil a manejar. ¿Debe uno olvidar todo lo que pasó y trata vivir una vida normal? ¿O debe la sociedad asegurarse que todos los que son responsables de la violencia reciben su castigo? No tengo nada duda que Michelle Bachelet y ambos Paulina y Gerardo de La muerte y la doncella pertenecen al último. Sin embargo, lo que distingue Paulina y Gerardo es que Paulina no tiene mucha confianza en el gobierno, mientras que Gerardo está determinada en que los cómplices de la dictadura deben ser castigado a través la sistema legal, y esto es que también separa la gente de los países post-dictatoriales.

    Por las familias que tenían sus más queridos asesinado y torturado no es, por supuesto, tan fácil vivir en la misma sociedad con los criminales de la dictadura, pero creo que una llave importante para continuar obtener paz y seguridad es hacer como el colectivo Victoria y Michelle Bachelet – recuerda y habla sobre el tema. Recordar la dictadura es muy importante para asegurarse que algo similar no ocurre otros veces. Las pinturas del colectivo Victoria es una buena manera para hacerlo. Además, creo que es una buena idea que este tema es algo que los profesores deben usar en la enseñanza en la escuela para explicar esto a las nuevas generaciones.

    Sin embargo, cualquiera que sea el método utilizado, lo importante es no olvidar.

    • Sigrid Teige
      17/04/2016

      Me gusta mucho lo tus pensamientos sobre este tema, estoy muy de acuerdo que es muy importante recordar lo que pasó y que tienen que hacer lo posible para nunca olvidarlo, como hacer murales, escribir libros y que los profesores hablan sobre el tema en la escuela. Aunque este tema puede ser difícil para algunos, es importante asegurarse de que algo parecido no vuelva a ser.

      • simonfaa
        18/04/2016

        Estoy de acuerdo!! Implementar la historia en la educación es la clave! Si no lo aprenden allí y lo aprenden más tarde, pueden pensar que esto es mentira y que no pasó. “¿No puede ser la verdad si no lo aprendimos en el colegio?” Para lo mismo sirven los murales. Están puestos como bautas para “siempre”. Mirad a los murales de Berlin. ¿Quién niega la historia de Alemania?

    • Tika Sofia
      19/04/2016

      Yo no creo que es posible por ellos que han vivido la dictadura olvidarlo y tratar de vivir como si nada hubiera pasado. Yo conozco chilenos en Noruega que se han escapado la dictadura y que no pueden voltear la pagina. Sobrevivir una trauma como la dictadura de Pinochet, es una herida que para mucha gente nunca va sanarse bien. Tampoco, como tu escribes, lamentablemente no creo que es fácil por una sociedad asegurarse que todos responsables reciben alguna forma de castigo. Por eso creo que lo mas importante para las victimas y los que han sobrevivido la dictadura, es que no se olviden de lo que ha pasado.

    • Felipe E. Sepulveda
      20/04/2016

      Yo estoy de acuerdo contigo totalmente en todo lo que tú dices y que entre más información tanto como educacional y mediática se pueden representar hechos de la dictadura y sus consecuencias para que de esa manera la juventud tenga conciencia de esto, y saque conclusiones y reflexiones para así tener una base positiva hacia el futuro de Chile.

  39. Tamara Dumic
    17/04/2016

    Con toda la libertad que el arte le puede dar a uno, es fácil mostrar todo lo que uno sienta o tenga en mente, o simplemente todo lo que uno es. En este video podemos ver que las calles de Santiago están llenos de murales inspirados por la dictadura y de esta manera el pueblo de Chile ,precisamente los jóvenes, quiere preservar del olvido la desgracia que aconteció a la patria. Los paredes grises de la capital están decorados con las caras conocidas de los héroes nacionales, citas, rastros de una larga lucha por la libertad.
    Como los jóvenes actuales viven en una época de la democracia antes tan necesitada, tienen una vida significativamente diferente de la que tenían las generaciones anteriores. Con este gesto muestran que los desaparecidos, violados y torturados bajo del régimen militar jamás deberían volverse a un número, un nombre olvidado en alguna lista que el tiempo va a hacer desvanecer. Esta gente joven por lo menos tiene la libertad de decir su opinión, aunque pueda ser que nadie les haga caso. Esta iniciativa de la juventud chilena representa una nueva generación que de una manera creativa muestra su voluntad y su compromiso. Es notable, e importante según mi opinión, que estos jóvenes no son vengativos ni amargados de que no hubo justicia en su país, a diferencia de muchos de sus compatriotas, sino que tengan un gran deseo de transmitir un mensaje, lograr la paz, mostrar la lucha y el sacrificio que sufrió el pueblo a través del arte.
    Como dice el chico del video, la dictadura es ahora la parte de la identidad de la población chilena. Sin embargo hay muchos que todavía no han logrado liberarse de la carga con la que los dejó este acontecimiento, con la que siguen viviendo. Lamentablemente la dictadura, Pinochet mismo, tuvo ese poder de interrumpir la vida de uno, robarle años, sueños, la esperanza.
    ¿Qué pasa con los que lo han sentido en su propia piel como Paulina? Al otro lado la protagonista de la obra teatral “La muerte y la doncella”, como los demás víctimas de la dictadura, tiene el derecho de saber la verdad. ¿Quizás ya no quiere vengarse? ¿Quizás el tiempo ha reducido el satisfecho que la venganza le pudo dar y su paz ahora depende del reconocimiento de su violador? El concepto de justicia para la protagonista es algo irreal, inalcanzable, casi sin sentido si depende del gobierno. ¿Y ellos? A parte de la “democracia” que han conseguido, me parece que siguen siendo parcialmente pasivos al tratar ésta y muchas más cuestiones que afectan la vida cotidiana de la población, pero eso ya es otro tema.

    • Tamara Dumic
      17/04/2016

      Me gustaría compartir con ustedes un video muy parecido a este que me sirvió como inspiración también.Trata de una iniciativa esta vez de los jóvenes argentinos que están marcando 30 años de democracia en este país. 🙂

  40. Sigrid Teige
    17/04/2016

    Es casos como una dictadura militar es difícil saber exactamente que ocurrió y a quien culpar, esto porque nadie quiere admitir lo que han hecho, si mataron o secuestraron, y además había tantas personas implicadas: militantes, abogados, policías y otros respetados, y como dijo antes, nadie quiere admitir que hicieron. Civiles perdieron sus queridos, personas importantes en sus vidas, sin saber donde fueron y que los pasaron, entonces nunca consiguieron un fin propia y tampoco una buen despedida a sus queridos.

    Es importante que nunca olviden lo que pasó con sus país y sus familias y amigos, así que algo parecido nunca ocurre de nuevo. También es importante recordar lo que pasó en respeto de los muertos. No van a encontrar justicia con esto pero al menos, capas, encuentran un poco paz después toda la locura.

    Una buena manera de nunca olvidar lo que pasó es hacer murales, como en Victoria. Así todas las personas que pasan por los murales piensan en lo que pasó y así recuerdan los desparecidos y la dictadura. Y si todos lo recuerdan, capas todos pueden asegurarse de que nada parecido vuelve a suceder.

    Es difícil saber cómo resolver conflictos y problemas cómo estos. ¿Cómo puede una nación superar de una pérdida tan grave, como lo han hecho?

    • Victoria Stein
      17/04/2016

      Estoy de acuerdo! es muy importante que no olviden lo que pasó durante la dictadura. Como tu, yo tampoco creo que no van a encontrar justicia para todas las víctimas, pero es importante que la sociedad chilena muestra que lo que ha pasado no es aceptable. Para que el nación puede superar yo creo que es importante que abren los mentes, intenta dar lo mas respeto y justicia posible y que aprenden de los errores hechos para seguir adelante.

      • simonfaa
        18/04/2016

        Es muy bueno lo que escribes aquí. Como he escrito, si olvidamos lo que pasó, la historia se va a repetir. Quizás lo más importante para las víctimas es saber que la sociedad considera las injusticias inaceptables. Eso no siempre ocurre. ¿Habéis visto el documental “The act of killing”? Trata del genocidio de Indonesia durante los años 60. El producente les deja a los asesinos contar su historia por la pantalla. Ellos piensan que han hecho nada mal..

  41. Saul Cue
    17/04/2016

    La muerte y la doncella representa la encrucijada moral que ha de transitar toda sociedad marcada por el estigma de la represión, el totalitarismo y la dictadura. Entre sus páginas se oculta la quinta esencia de lo antagónico, lo moral frente a lo ético. Podría decirse que el trío de personajes se basta y se sobra para encarnar los agentes propios de cualquier polémica relacionada con la memoria histórica. De las víctimas al recuerdo del horror sin dejar de lado los esfuerzos por alcanzar la conciliación, de lo judicialmente apropiado a la deseada venganza haciendo escala en la culpa y la confesión.

    La pregunta e incluso la respuesta al porqué de la laxitud de la justicia en los llamados periodos de transición es un tema que daría pie a una discusión eterna y de hecho así suele ser cualquier debate relacionado con la memoria histórica, eterno. Sin embargo, y a título personal, considero que el crimen más horrible es el de la amnistía, la omisión y el silencio, especialmente cuando el interés en empezar de cero, en el borrón y cuenta nueva, suele ser unilateral.

    La evasiva de los afines a otros tiempos, de los cómplices o los presuntos culpables que afirman que es necesario olvidar lo ocurrido para continuar sin amenazar los cimientos de la sociedad resulta hoy caduca y evidentemente está fuera de lugar. Renunciar a la memoria historica es imperdonable además de profundamente cobarde, sea cual sea el camino a seguir cualquier estado de derecho que se tilde de democrático está obligado a recorrerlo. Nosotros, como ciudadanos, debemos hacerlo también.

  42. Victoria Stein
    17/04/2016

    ¿Cuando una sociedad ha escapado una guerra, terminada una dictadura violenta y sobrevivido una trauma nacional debemos tener el derecho a celebrar? Por desgracia, es necesario preguntarse a sí mismos si justo a celebrar cuando las personas todavía sufren, pero esta vez de una manera invisible y en silencio.

    La lucha Barchelet lleva para llamar atención sobre lo que ocurrió contra las victimas de la guerra y también dar a las víctimas la paz muestra en mi opinion que Barchelet usa su experiencia y historia en una manera inteligente y poderosa. Cuando ella usa su posición como presidente le hace que la gente no puede olvidar lo que ha pasado y crear un libro de memoria será algo muy valuoso para muchas de las victimas especialmente. Lo importante aquí es tener cuidado y intenta respetar a todos. Aunque la historia ha sido dolorosa y trágico y se puede entender que mucha gente solo quiere olvidar, es cierto de que una sociedad donde torturadas y torturadores coexisten en silencio no puede ser una sociedad saludable.

    A mí la obra «La muerte y doncella» con los personajes Paulina y Gerrardo muestra las opiniones que todavía hay en la sociedad Chilena. Que las actitudes son diferentes después la dictadura de Augusto Pinochet, donde habían ambas desapariciones y torturas contra civiles. Se puede interpretar que mucha gente todavía tiene emociones difíciles y traumáticos que han necesitado olvidar durante muchos anos. No es saludable negociar tantas emociones fuertes y eso afectar a la sociedad también.

    Es importante dar en cuenta de que todas personas son diferentes, ninguna persona tiene la misma manera de recuperarse. Hacer un libro de memoria puede funcionar para algunos o no a otros. Yo creo que las armas mas importante en esto proceso de recuperarse es hacer que la gente no olvide y aprende de los errores y también que los emociones difíciles pueden escapar dentro el teatro, el arte, la cultura y la musica que son armas reales.

  43. Saul Cue
    17/04/2016

    Comparto que las distintas disciplinas artísticas son excelentes vehículos de expresión para tratar cuestiones sociales pero si, y sólo si, son tratadas con sensibilidad, evitando el ejercicio de estilo o el oportunismo de modas o corrientes.

  44. Anne Utgård
    17/04/2016

    Muy bien escrito, Caroline! Me gusta lo que dices en el primer párrafo – “es importante que escuchemos la voz de las víctimas mismas”. Lo que se ha dicho sobre la dictadura, no siempre es la verdad. También me gusta la idea de formar “grupos de apoyo” para las víctimas. Como tu dices, también creo que las víctimas todavía tienen miedo, a pesar de la dictadura ha terminado.

  45. simonfaa
    18/04/2016

    Dictaduras siempre crean heridas. Heridas que siguen creciendo si nadie inicia un proceso para curarlas. Siguen influir y destruir las generaciones que vivían durante la dictadura tal como las generaciones siguientes. Viudos mueren sin saber qué pasó con su marido o mujer, niños crecen sin conocer a sus padres o abuelos, y padres sufren algo que nunca hubieran tenido que sufrir: sobrevivir a su hijo. Centenares de gente llegaron tan bajo que podían matar y torturar a sus compatriotas, sus vecinos y sus relativos. Lo vimos en RDA (República Democrática Alemana), en la Unión Soviética, en Portugal durante Salazar y lo vemos hoy en día en Corea del Norte.

    Estas heridas vienen en muchas formas. A menudo la gente con poder mantiene ese poder aunque la dictadura esté abolida. Un buen ejemplo es Vladimir Putin. Él recibió su mandato de uno de los líderes soviéticos que no quería irse al cárcel y entonces necesitó un sucesor que no lo iba a perseguir. ¿Cuáles son las consecuencias? Son muy parecidas a las que se mencionan en La muerte y la doncella. Igual como el juez Peralta, un hombre que no merece la confianza del pueblo, la gente de Rusia no puede saber si el régimen es nuevo o sólo el antiguo en disfraces nuevos.

    Lo que más se rompe en estas sociedades es la confianza. En una sociedad es crucial que la gente puede confiar en los que gobiernan. Si no lo puedan hacer, el gobierno perdería su autoridad. La gente no quisieran pagar impuestos porque no supieran si el dinero va directamente al bolsillo del político o a cosas importantes como: educación, salud o infraestructura. Tampoco sería una buena idea denunciar crímenes, por la simple razón que el juez puede está pagado de los criminales o del mafia local.

    Por eso Paulina no quiere que Gerardo vaya a los tribunales con la información que han obtenido. De sus experiencias saben que los tribunales de justicia no son lo que aparezcan, han faltado de ser tribunales de justicia, sino sólo tribunales. La pregunta es: ¿qué posibilidades existen cuando no se puede confiar en “el sistema”? Tampoco no es posible (como decimos en noruego) “tomar la ley en sus propias manos”. Es decir, si no se confía en el sistema, algunos van a hacerse pasar por policía, tribunales o juicios sin serlo. Lo puedo comprender, pero es justo? Yo creo que existen alternativas mejores.

    Lo más importante es que el pueblo nunca olvida lo que pasó durante el tiempo duro. Si lo tienen en memoria, los va a influir y hacer que quizás no hagan lo mismo que la generación anterior. A mi me parece una buena idea pintar la historia en los murales para que las personas que no pueden leer la pueden aprender también. Si olvidemos la historia, la historia se va a repetir un día. ¿Tampoco no es un alternativo encarcelar a todos? Mira lo que han hecho en Ruanda, allí no fue un alternativo encarcelar la mitad de la población. Hay que crear reconciliación entre las víctimas y los delincuentes. Quizás un documental en donde ambos partes cuentan su historia sea una buena idea? Sin duda hay que hacernos recordar de lo que ha pasado a las víctimas y sus familias para que podamos darles la compensación que merecen.

  46. Tika Sofia
    19/04/2016

    ¿Qué es la justicia?
    Esto es una pregunta que filósofos de diferentes épocas han intentado definir, sin haber podido llegar a la misma definición o misma entendimiento de que justicia debería ser. Hay algunos que define justicia con la frase de la biblia “ojo por ojo y diente por diente”, y actúan de acuerdo con esta frase. Pero si todos hubiera echo eso, todos nos quedaríamos ciegos y sin dientes. Entonces volvemos de nuevo a la pregunta ¿qué es la justicia?

    En la obra de Ariel Dorfman conocemos a la pareja Paulina Salas y Gerardo Escobar que tienen diferentes punto de vista de cómo obtener justicia en el tiempo después de la dictadura de Pinochet en Chile. Paulina es una de los miles victimas de la dictadura, y su marido Gerardo es un abogado que ha sido nombrado como Ministro de Justicia. Gerardo cree y piensa que es posible obtener justicia vía el sistema juridicial, pero Paulina no tiene la misma fe como su marido en el sistema. Su falta de fe se puede explicar con el facto de que ella no ha podido voltear la pagina. A pesar de que han pasado 15 años, Paulina no puede olvidar lo que le paso a ella y quizás por eso es muy importante para ella obtener justicia como un acto de reencontrar su identidad perdida y liberarse a si misma del pasado que la atormenta.

    Como yo la entiendo a Paulina, ella – como victima de la dictadura – no cree que es posible para ella obtener justicia porque la gente que trabaja en el sistema judicial es la misma gente que durante la dictadura fueron los que facilitaron las desapariciones y la tortura. Lo que es justicia para ella es enfrentarse al doctor Miranda – uno de sus torturadores – y obtener de el una confesión y reconocimiento por el sufrimiento que el la ha causado.

  47. Felipe E. Sepulveda
    19/04/2016

    La obra de la muerte y la doncella representa una de las tantas formas de tortura que se realizaron en el régimen militar del dictador Augusto Pinochet. Esto afectó a gran parte de los chilenos en la que se incluye también a la presidenta Michelle Bachelet que sufrió directamente los efectos de la dictadura. Esto es un gran ejemplo de superación ya que será muy difícil olvidar lo que pasó en ese tiempo. La manera que tuvo la juventud de aquel tiempo fue representar en forma de protesta grabados o pintando las paredes con manifestaciones contra el régimen militar de Pinochet. Quedando estos grabados en las paredes, para que de ésta manera la gente no se olvide de lo sucedido. La dictadura que afectó a Chile se ha erradicado en forma total y la justicia nunca dejará en claro toda la injusticia que se realizó contra las personas de aquel tiempo. Esto trae repercusiones en la actualidad. Recordando los familiares desaparecidos que fueron torturados y asesinados por la dictadura y que nunca sabrán sus paraderos. De una manera de recordatorio se hacen obras de teatro, un museo y muchos murales de pinturas relacionadas con la dictadura de aquel tiempo, esto es un ejemplo claro de un tiempo que fue tan cruel para todos los chilenos que sufrieron, pero que siguen viviendo con un espíritu de superación hacia el futuro, en un país con democracia y libertad.

  48. Cecilia Mogollon
    24/04/2016

    Las dificultades que encuentran los personajes de la “Muerte y La Doncella” y Michelle Bachelet es que quizás ambas vivieron y sufrieron en carne propia la dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet. Tanto Paulina como Michelle Bachelet fueron muchas de las víctimas que vivieron momentos y experiencias traumáticas que se quedarán guardadas para siempre en su memoria. Imagino que lo más difícil habrá sido ser torturadas, particularmente, creo yo, que este es el tema más complicado porque no me podría imaginar llevar una “vida normal” (y luego empezar a llevar una vida diferente y empezar desde cero, no me lo imagino! Que dolor, que frustración para cualquier ser humano) al tener que recordar en cualquier momento de sus vidas aquellos momentos vividos en dónde fueron torturadas física y psicológicamente, cuántas lágrimas caídas, sangre derramada injustamente.
    Paulina en la “Muerte y la Doncella” intenta buscar justicia, y su objetivo es encontrar a su torturador. Tanto Paulina como Bachelet desconfían en el sistema de justicia porque para ellas es corrupto y será casi imposible encontrar a los torturadores y juzgarlos como debe ser. Básicamente, una de las principales dificultades en una sociedad será encontrar la “verdad absoluta” de quién, cómo, cuándo sucedieron estos crímenes, desapariciones, abusos, torturas etc.
    El Museo de la Memoria tiene un rol fundamental en la vida e historia para el pueblo Chileno, porque como lo dijo Bachelet, es un puente que ayuda a unir pasado y presente. Así las futuras generaciones aprenderán, sabrán y tendrán una idea de cómo se dieron los hechos aquella personas que fueron oprimidas, sometidas e humilladas no serán nunca olvidadas, sino más bien, serán respetadas, recordadas y valoradas.
    El Colectivo Victoria tiene para mí un significado muy importante, ya que muchas personas no conocen la historia, y no saben cómo sucedieron aquellos crímenes, y ellos intentan rescatar y a al mismo tiempo plasmar la realidad en imágenes los momentos de la dictadura Chilena, ya que así, el pueblo Chileno podrá reflexionar y guardar en su memoria a aquellas víctimas afectadas por la Dictadura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 07/04/2016 por en Artículo o texto, Audiovisual, Dictaduras y democracias, Política, Uncategorized y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: