La otra mirada

Diálogo entre culturas, de lo local a lo global.

Celda 211

Celda 211 (IMDB)

Dir. Daniel Monzón

España, 2009

113 min.

 

En Celda 211, hay un mundo diferente del exterior. Dentro de la prisión, hay violencia, drogas y hay una cultura que funciona con sus propias reglas. Sin embargo, los crímenes, dentro de la prisión, no son sólo actos de los presos, los guardias lo hacen, también.

Connor Quinlan

 

Cuando Juan Oliver fue descubierto escondido en celda 211 se inició a través de un ritual para ver si podía ser aceptado en el grupo de prisioneros. En el ritual Juan tuvo que humillarse en frente de varios prisioneros cuando fue obligado a retirar toda su ropa.

Dayana Mendoza

 

Es bastante impresionante que Juan manipula a todos los presos muy rápidamente. Ellos, incluso Malamadre, piensan que Juan es uno de ellos. La situación era muy peligrosa.

Colin Pomphrey

 

Al principio de la película, Juan Oliver necesitó mostrar el pene para ganar respeto y una posición al lado de Malamadre. Esta acción determina la masculinidad, la virilidad y la fuerza de un hombre.

Olivia Dudo

 

Una de las pruebas que debe superar es cortar la oreja de uno de los rehenes, para mostrar que en realidad es uno de ellos.

Kelly Macfarland

 

Algunos de los guardias eran más egoístas que los presos y menos leales. Malamadre no es un ciudadano honrado, pero es leal a los presos.

Hannah Mills

 

No es fácil hacerse “uno de ellos.” Cuando viene Juan Oliver, inmediatamente hay un ritual de “hazing” para ponerlo a prueba. Pero después de superar la prueba y ganar la aprobación de Malamadre, Juan está seguro. Y más tarde, cuando mata a Utrilla, se convierte en algo único; es guardia, y también es preso. Ha sentido y ha hecho exactamente lo mismo que Malamadre y muchos de los otros presos. Y puede servir como una lección a ambos grupos: que todos son hombres. Que un hombre “bueno” puede cambiar si pierde su motivo de vivir o conformar con la sociedad, y que los hombres caídos en la cárcel no son diferentes. Que todos viven por sus familias y amigos.

Zoe Goodwin

 

La prisión no es un lugar divertido o bueno. Hay muchas personas malas pero hay también un elemento de respeto entre los prisioneros.  Si puedes comprender el código, puedes vivir.

Walker Ward

 

La cárcel presentada en la película es solo un ejemplo de la prueba contra la violencia que ocurre en las cárceles en todo el mundo. La cultura del crimen se muestra en dos modos particulares: la exploración de los actos violentos y las reglas sobre la violencia, y el énfasis en las bandas organizadas.

Alison Posey

 

Aunque todos los guardianes están trabajando juntos, el concepto de “sálvese quien pueda” es evidente a lo largo de la película. Cuando los presos están aporreando al guardián que ha golpeado a la esposa de Juan, este guardia no duda en gritar que Juan no es un preso, pero es un guardián como él mismo. Esto revela que cada persona va a hacer todo posible para protegerse.

Ana Carolina Hoff

 

Juan empezó el día ayudando a los guardianes, pero terminó el día ayudando a los prisioneros. Vi la violencia y la violación de los derechos humanos. La violencia fue extrema y mató a la esposa de Juan, con mucha otra gente.

Brenna Earle

 

Para ser exitoso en la cultura de la cárcel tienes que tener confianza, ser peligroso y sobre todo ser honesto. En la película “Celda 211”, Juan se vuelve muy exitoso porque usa su mente y establece relaciones con otros presos. Al final, Juan muere, no por las acciones de los presos, sino por las acciones de sus “amigos”, quienes mienten y rompen su corazón.

Emma McDowell

 

Me interesa que al final Malamadre y Juan Olivier tenían mucho en común. Los dos fueron víctimas de la justicia del sistema de la prisión. Malamadre estaba perdido en el aislamiento y la insignificancia de los presos. Juan Olivier perdió su esposa, su niño, y al final, su vida. Creo que el mensaje era que los presos siguen siendo seres humanos a pesar de que han cometido delitos. Celda 211 fue el lugar de muerte para el hombre de la primera escena y para Juan, porque el sistema penitenciario se olvidó de ellos.

Tess O’Leary

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: